Párrafo 10.19

10.19 “Este carácter bisexual del ser humano es uno de los factores que determinan el comportamiento básico. Leyenda, deseo y realidad se mezclan en la búsqueda mistérica simbólica endógena y exógena, y ello ha sido y sigue siendo una fuente de conflictos en la que nacen y crecen obsesiones, miedos, alteraciones y riesgos que provocan desconciertos y trastornos que van degradando los neurotrasmisores”.

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

En el Banquete de Platón, varios pensadores, poetas, médicos, entre los que se encuentra Sócrates, se reúnen para argumentar por qué Eros debe ser encomiado. Cada uno de ellos irá exponiendo un discurso en relación al dios Eros y su incidencia en los hombres. Uno de ellos plantea que el ser humano nace de una forma anterior, andrógina y de tres tipos: seres redondos sobre un cuello circular, con cuatro brazos, dos cabezas, cuatro piernas… formados bien por dos hombres, dos mujeres u hombre-mujer. Parece ser que Zeus, temiendo perder fuerza ante las insolencias de aquellos humanos, los dividió, debilitándolos como especie y obligándolos así a vagar por la vida tratando de encontrar su otra parte, la que les completaba. Energías antes unidas que se recuerdan y se buscan.

La atracción, la sexualidad, es desde luego un referente importante acerca de la consonancia o no que puedan tener dos personas. Formados ambos por las dos mismas energías contrarias, será la danza entre ambas lo que pueda quizá despertar en el otro esa belleza esencial y pura de la que habla Platón a través de Sócrates. Virtud plena que sin embargo no puede nunca poseerse, sino que se desvela para seguir caminando hacia adelante. Porque el amor es un vehículo, y no un fin, o así parece estar expresado al comienzo de este mensaje.

Sócrates, lejos de lo que planteaban sus compañeros, explica por qué Eros no es un Dios sino un intermediario entre los hombres y los Dioses. Aquel que es sabio no necesita ni ansía serlo, pues ya lo es. De igual forma, el amor no es en sí mismo, sino hacia algo o por algo… De ahí que Eros no sea un Dios, sino aquel que acerca a los hombres a la felicidad divina, desde donde posiblemente se esté algo más cerca del conocimiento y la sabiduría.

Añade a tu lista

16 Comentarios

  1. La del tercero
    3 abril, 2016

    A la tía Nines, que siempre fue muy mona aunque un poco gordita, le pasaba ― o al menos así lo contaba la madre de Cora, que eran muy amigas ― una cosa muy rara que era que cada vez que tenía relaciones sexuales con alguno de los muchos novios que tuvo a lo largo su juventud (porque ya digo, gordita pero simpatiquísima y muy mona) y por más que bebiera como suele decirse los vientos por el muchacho, terminaba rompiendo.
    Llorando, a lágrima viva, y lamentándose muy afligida y moqueante de “¡hay que ver qué mala suerte tanto que yo lo quería!”, pero rompiendo.
    − ¿Y porque has tenido que romper, so tonta? ― La madre de Cora.
    − Pues por eso precisamente ― ella, sonándose ―; porque he tenido que hacerlo ― y, secándose una lágrima con cuidado de que no se le corriera el rímel ―: No puedo, entiéndelo, mantener una relación con alguien a quien no quiero.
    − ¿Pero no terminas de decir que lo querías?
    − Ah. Lo quería, lo quería… ¡Eso era antes! ―y, volviendo a los lloros, que por qué tenía que pasarle a ella, maldita fuese, siempre lo mismo.
    Y es que le pasaba, sí; que en cuanto tenían relaciones ella, indefectiblemente, se desenamoraba.
    − A mí me parece, chata, y no quiero asustarte, que lo que te pasa a ti es que eres una mantis religiosa.
    Y que si quería saber lo que era eso que lo mirase por ejemplo aquí:
    http://www.libertaddigital.com/opinion/fin-de-semana/la-mantis-religiosa-1276240157.html
    Ah. Y que el último párrafo, lástima que quedase tan al final, era muy bueno.

    Contestar
    • comsi-comsá
      7 abril, 2016

      La del Tercero, que no sé si tiene que ver con aquello de que La Tentación vive Arriba, o sea en el tercero, se inventa una buena coartada para concluír que las chicas dominaran la faz de la tierra, cosa que creo y hasta espero que suceda, al menos para que los hombres cojamos el relevo del fácil camino que lleva a esperar -y desear en secreto, como ahora lo hacen ellas- que sean las chicas quienes tomen la in- niciativa del cortejo. En cuanto a eso de que la pérdida de la x nos arrojará para siempre fuera de éste mundo amador y copulador hechos unos zorros, en el sentido de quedarnos sólo la piel de zorro para colocarla sobre los hombros femeninos, pues quizás. ¿Y que harían ellas sin el famoso recurso estructural del “macho”, derivado del diseño básico de los dioses y vaya uno a saber el por qué? Por eso es que lo qué sí avisoran algunos futuristas es que nos volveremos hermafroditas, y así todos/as contentos/as.

      Contestar
  2. Eolo
    3 abril, 2016

    La relación masculino-femenina, en uno, sustenta y empuja la búsqueda del uno mismo fuera de si, y con ello complejiza sobremanera la evolución ¿propia? La esencia bisexual hace de la vida la única oportunidad auténtica de desarrollo, poniendo a cada uno en su sitio respecto a la naturaleza cierta de su realidad sexual, sin ápice de engaño en lo profundo. Y de ahí su crueldad.

    ¿Cómo debe ser la aspiración andrógena entendida como transcendencia? ¿A partir de la completa asunción del género propio, o desarrollada desde múltiples relaciones de sexuación diversa, o como una renuncia tangible a la parte más posesiva de las relaciones?

    ¿Y cuando debe ser aceptada la acción activa o la entrega advenida?

    Dijo el poeta:

    Cuando la amo a ella, las amo a todas.
    Cuando lo doy, más yo soy.
    Dime cómo subir la escalera
    hasta el peldaño bronce de la cabeza bífida.
    Solo sé del amanecer dorado
    en el centro de un aliento vivo
    Solo sé en la tiniebla de la cueva amarga
    escuchar la dulzura de una flauta casual.

    Contestar
    • comsi-comsá
      7 abril, 2016

      Este chico sí que sabe. Nada, lo que queda dicho: Andróginos, Bisexuales, Hermafroditas y demás. Era hora ya que se extinguiera la otra mitad de los machos. Hay tribus en varios continentes que ya lo han puesto en marcha. Veremos.

      Contestar
  3. Rafa
    8 abril, 2016

    Hay un fenómenos originario de lo humano que se pone de manifiesto enseguida,
    su bisexualidad.

    Es un hecho que la bisexualidad se evita como algo aterrador y así se estudia al hombre y a la mujer de forma aislada, como si lo humano pudiera existir de otra forma que no fuese la de lo masculino-mujer o la de lo femenino-hombre.

    Tanto el deseo de la mujer de poseer los atributos sexuales del hombre, de comportarse en el dominio sexual y en otros como un hombre, la aspiración del hombre de ser mujer, de concebir, de estar encinta, de parir, constituyen importantes campos teóricos y prácticos para interpretar la vida inconsciente.

    Cuantos más referentes perdemos, el hombre y la mujer actuales, más nos dirigimos hacia la relación de pareja para cubrir la necesidad que sentimos de dar sentido y arraigo a nuestra vida, lo que hace que el afán por el amor representa el fundamento de la modernidad, se convierte en la fuente de satisfacción.

    Pero un amor que está abocado al enfrentamiento de los géneros ya que el igualitarismo como ideal trae consigo una lucha constante en el interior de las parejas.

    A pesar del aumento de los divorcios, jóvenes y viejos siguen soñando con una relación amorosa que dure toda la vida.

    En los últimos años, podríamos decir que se ha producido una universalización de los ideales de la sexualidad masculina, difundida en los modelos de los medios audiovisuales , la mujer debe igualar al hombre, superarlo en todos los niveles, también en competencia orgásmica y disponibilidad sexual, ignorando la diferencia entre el deseo del hombre y de la mujer, y por tanto la negociación de dicha diferencia.

    Basta echar un vistazo a los medios, para darse cuenta de que el modelo propuesto es el de la chica independiente, promiscua, que lleva la iniciativa, que no sufre el abandono,

    Las adolescentes actuales crecen bajo un imperativo a ser sexualmente activas, denominado “la tiranía de la experimentación sexual”, así que podemos deducir que, las chicas que no tienen romances o relaciones sexuales atraviesan crisis importantes de malestar y depresión

    Un abrazo

    Contestar
  4. Rafa
    8 abril, 2016

    Antes de lo que estaba comentando, pensaba transcribir un poema sugerente, y aunque me he ido por la tangente, os lo lo voy a pasar aunque lo estaba dudando

    Ven, intacta y coqueta epifanía,

    confortando mi amor que hoy está yerto
    
a calentar mi tálamo desierto,

    mi tálamo bohemio que se enfría.

    

Abrígame en tu cuerpo, amada mía.

    Arrópame en halagos, si despierto
    
de la mañana al resplandor incierto,
    
que sorprende velando mi agonía.

    

Empalaga mis labios con las mieles,
    
olorosas a mirtos y a claveles,

    que en tu boca chorrea el entusiasmo;



    y fundiendo pesares y dolores

    en una libre conjunción de amores
    gocemos del placer de nuestro espasmo.

    Otro abrazo

    Contestar
    • ipso-facto
      8 abril, 2016

      Bueno, me suena a glorioso mundo jubiloso del XIV y XVII, restos de amores platónicos pasados por Quevedo y demás, o por la prosa amorosa de textos como La Celestina y otros de el Fénix de los Ingenios o el propio don Cervantes.

      Contestar
  5. Juan Teruel
    9 abril, 2016

    Te lo has pensado despacio:

    “Tanto el deseo de la mujer de poseer los atributos sexuales del hombre…”

    “La relación de pareja para cubrir la necesidad…”

    “Jóvenes y viejos siguen soñando con una relación amorosa que dure toda la vida…”

    Sí es así, háztelo mirar.

    Contestar
  6. Rafa
    10 abril, 2016

    Hola , intento contestar, lo mas brevemente a las cuestiones que planteas, con permiso del aventurero.

    No es que el hombre quiera tener los atributos de la mujer y viceversa; es que los tiene.

    Sabrás que el clítoris femenino, es un pequeño pene (a veces no tan pequeño), que paradójicamente masculiniza a la mujer.

    Los judios en la circuncisión cercenan el prepucio pero omiten la subincisión correspondiente del pene, eliminando así la bisexualidad del hombre, quitan a lo masculino el carácter femenino.

    Desconozco la simbología de la terrible ablación femenina, pero presumo que tiene el mismo significado.

    Y mal amante es el que durante el acto, no trata de sentir, lo que siente y desde donde lo siente su amada (o).

    En una sociedad tan agresiva y violenta como la que nos toca vivir, la pareja cumple la función que se le otorgaba a la familia, en muchos casos ya desmembrada, no hace mucho, intercambiar afectos cerrados, frente a un mundo lleno de miedos, y falto de amor; esto no debería ser así, pues la amistad (palabra que deriva de amor ), y las relaciones personales mas fluidas y amables deberían también cubrir estos intercambios.

    Si cuando estableces una relación amorosa de pareja, (no una negociación con alguien para irte a la cama), sino que te enamoras de alguien, no tiene vocación de permanencia; en ese momento tengas la intención de que llegue al final de tus días, atentas contra tu propia naturaleza; otra cosa es que las estadísticas actualmente, te digan que eso no va más allá de dos o tres años.

    Por último aprovecho para decir que también trancribí un poema, que para el que conozca la etimología de tálamo, como nicho nupcial y atributo masculino; y la también relación simbólica entre la boca de la mujer y su sexo (por eso, desde su origen se pintan los labios, normalmente de rojo), se dará cuenta de que describe un acto sexual de principio a fín.

    Ya sé que los tiempos han cambiado, pero si yo lo hubiera publicado en sexto de bachillerato, me hubieran expulsado del instituto, y nadie ha hecho ningún comentario.

    Otro abrazo

    Contestar
  7. Loli
    10 abril, 2016

    ¿Deseo de la mujer de poseer los atributos sexuales del hombre?…….

    La tendencia suele ser al contrario. Carnavales, fiestas…suele ser el hombre el que gusta “disfrazarse”,…¿sentirse mujer?…aunque sea por unos momentos.

    Contestar
  8. Juan Teruel
    10 abril, 2016

    “No es que el hombre quiera tener los atributos de la mujer y viceversa; es que los tiene…” y posterior.

    “..la pareja cumple la función que se le otorgaba a la familia…” y posterior

    “…sino que te enamoras de alguien, no tiene vocación de permanencia; en ese momento tengas la intención de que llegue al final de tus días, atentas contra tu propia naturaleza…”

    ¡Vaya lío que tienes amigo!

    Contestar
  9. Rafa
    10 abril, 2016

    ¡ Vale ! , pero argumenta algo, aparte de repetirme, a ver si aprendemos algo los dos.

    Un abrazo

    Contestar
    • Juan Teruel
      10 abril, 2016

      Es que dices cosas que o no se entienden o son sentencias sin argumentar y sin sentido. Eres tú el que tienes que leerte para entenderte, no los demás.

      Contestar
  10. Loli
    11 abril, 2016

    No sé, quizás nos empecinemos demasiado en cargar tintas en el aspecto fisiológico o aparencial del tema, aunque sea importante.

    Puede que ese aspecto responda aún a proyecciones, a organizaciones energéticas…(no encuentro las palabras), de las que nuestro cuerpo no sea más que una especie de “representación simbólica” (por favor, esto último, escuchado a alguien que sí que sabe, y al cual, seguramente le transcribo mal, ….que me perdone….., tomado con mucho cuidado, es solo una forma de plantear la incógnita que supone nuestra forma y funcionamiento biológico).

    A lo mejor ese desconocimiento de las energías, su origen , que contribuyen a nuestra forma biológica, propicia acciones como las que comenta Rafa, ablación clitoriana y la misma circuncisión, intentando con ello, quizás, controlar o manipular algo, aún no alcanzado ni entendido por el ser humano.

    Eolo plantea que esa relación “masculino-femenino” busca a uno mismo fuera de sí.

    Y esto último sí que es interesante, porque es entrar, me parece, en el aspecto misterioso, desconocido…y trascendente de la naturaleza de las energías que, parece, se convocan a una “danza” para provocar la posibilidad del proceso vital del “hombre”.

    Porque ¿qué, o quién es ese uno fuera de sí mismo?…¿qué es fuera uno mismo?…¿fuera de las fuerzas físicas conocidas que actúan sobre nosotros en el proceso de la vida?.

    Eros y Tánatos, entre su mirada enfrentada se produce nuestra vida.

    Las dos energías que buscan la fusión en el encuentro sexual.. ¿propician un “avistamiento” de ese “tercero” fuera de las fuerzas físicas que actúan sobre nosotros en el proceso de la vida?.

    Quizás nos estamos empeñando en pensar el concepto “complementario” como algo que ya se conocía, que ha estado unido en algún momento, luego se separó, y busca de nuevo su unión.

    Pero…¿y si no es así? ¿o no es del todo así?.

    ¿Y si “complementario” intentara describir la acción de energía diferentes que se convocan bajo una determinada alianza ..para propiciar un escenario que asiente, que establezca y determine una forma vital más cerca de fuerzas desconocidas…? ¿Tendría que ver esto último con “trascendencia”?.

    Contestar
  11. Rafa
    11 abril, 2016

    Hola Juan.

    Desde este Foro, es difícil desarrollar un tema tan complejo como este, quizá tratándolo en otro ámbito, podría explicar mejor alguna reflexión que he efectuado, acerca de:

    Como dice el autor, el caracter bisexual del ser humano, porque se busca a través de lo mistérico simbólico, y porqué, eso es una fuente de obsesiones.

    No obstante, si tienes algún punto de vista, sobre la bisexualidad en uno mismo, si estás de acuerdo con su existencia, o sobre que función cumple la pareja en este momento (que si es cierto que es un tema tangencial, aunque relacionado con el que nos ocupa), o sobre la simbología, leyenda etc, del tema, te agradecería que me la transmitieras para llegar a comprenderlo.

    No se si los demás, (el resto del mundo supongo), tendrán que leerme, pero en lo que si estoy de acuerdo contigo, es que yo tengo que leerme permanentemente, por dentro y por fuera.

    Un abrazo

    Contestar
  12. ari guari guari popoo mushuringá
    15 abril, 2016

    Muchachas y muchachos, porfa: No olvidéis que formas reproductivas en el mundo natural hay muchas, y por ahora funcionan todas, si se trata de continuar la producción de vida y permitir que evolucionen de alguna manera, o sea viviendo y afrontando circunstancias, como siempre ha sido.
    O sea que, la Creación, si puede decirse par simplificar corrientes, ha ido desarrollando/probando varias fórmulas. Hay algunas que son mayoritarias, como la humana conocida, y en el reino animal superior. Pero en otros reinos de la naturaleza la cosa se complica con todo tipo de funciones reproductivas, en pareja, sin pareja, autónoma y demás. Por ahora el ser humano se reproduce por conjunción de doble corporalidad, digamos en el sistema natural, aunque existen ya varios otros extra conjunción física, o sea no espontáneos -es un decir- Las opciones de la sexualidad son varios, pero reproductores sencillos, para cumplir con las funciones de la naturaleza, pocos. Tardaremos pues añares multiplicados en generar otros modelos reproductivos que suplanten a los actuales, pero que llegarán, llegarán. Si se evoluciona, es posible, como demuestran muchas especies, que se cambie de modelo reproductor, o sea, de conformación sexual también.

    Contestar

Deja un comentario

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba