Párrafo 10.4

10.4 “Porque en el campo psicológico de las relaciones intersexuales se siguen utilizando terminologías militares como asedio, estrategia y conquista. Algunos sociólogos exponen que cuando las personas buscan la aproximación sensosexual, están intentando completar y contemplar sus propios arquetipos. Para los estudiosos en el campo psicológico, los arquetipos no son sino deformaciones psíquicas de la mente como consecuencia de herencias colectivas ancestrales”.

10_4

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

Justificaciones que intentan dar razón de índole atávica y colectiva a la insana tendencia a la posesividad que aún nos domina, como guerreros (machos o hembras) que ciframos los logros personales exclusivamente en la victoria, la incautación y el sometimiento, por activa o por pasiva.

Justificaciones basadas en el establecimiento de una supuestamente ancestral naturaleza humana común (un andrógino o hermafrodita esencial), símbolo de la totalidad psíquica primordial, a la que el impulso sexual inconscientemente nos abocaría.

Y no, cada una de las dos razas –mujeres y hombres− son esencialidades completas en sí mismas (o mejor dicho, completables), sin que sea ineludible el concurso de ninguna “media naranja” para el logro de su máximo desarrollo; por más que, ciertamente, la capacidad de entenderse con y de aprender de el otro sexo pueda favorecer y estimular la evolución de cada individuo.

Añade a tu lista

1 Comentario

  1. Rafa
    21 diciembre, 2015

    “El hombre no está sometido en su sexualidad a los ciclos de celo, como ocurre con los animales. Su líbido siempre está ardiendo, como la llama olímpica. Esto no tiene nada de “natural” y, sin embargo, tanto en el pasado como ahora, ha existido una gran preocupación de que, precisamente en el sexo, el hombre se condujese de un modo natural, preocupación que no se ha dado ni en las ideas, ni mucho menos en los comportamientos respecto a ninguna otra cosa.

    Lo mismo que las inquietudes de su espíritu, la sexualidad del hombre es trans-natural: sobrepasa a la naturaleza.” Este comentario del conferencista y publicista español Carlos Alfonso en su libro “Proceso al siglo XX”, sirve para un estudio de la sexualidad humana en la que entiende al sexo como la capacidad de regenerar completamente al ser humano desde el punto de vista anímico, energético y hasta físico.

    El hombre está señalado para trascender, pero el enfoque moderno de la sexualidad es la “piedra de tropiezo” o simplemente una gran trampa en la que hemos caído descuidadamente. La capacidad de salir de esa trampa esta dada por el conocimiento del sexo, su sentido, las posibilidades de transformación que la sexualidad puede darnos.

    Lejos de ser simplemente una función biológica animal, el sexo es la unión cósmica de los opuestos, la energía primordial de la que surgen todas las cosas y todos los seres que hay en el universo. “La energía sexual es realmente y sin duda alguna, la energía más sutil y poderosa que normalmente se produce y conduce a través del organismo humano.

    Sin embargo, de la forma en la que encaramos la cuestión sexual en nuestra civilización moderna las capacidades regenerativas del sexo están totalmente frustradas, ya que vemos unicamente al sexo como una función placentera o reproductiva y no alcanzamos a comprender el carácter sagrado que posee.

    La cultura moderna ve al sexo en función de su propia ignorancia (que no tuvieron las culturas antiguas). La mujer, que quiso emanciparse en la revolución social de los 60, es hoy, paradójicamente, presa de una maquinaria que la oprime, la humilla y la usa como adorno de venta.

    “Ha llegado la hora en que nosotros dejemos para siempre de profanar el sexo, la lujuria, la forma como se mira el sexo como si fuera en realidad de verdad algo inmundo.

    Un hombre de verdad, nunca profanaría el sexo, sabe que el sexo es sagrado, sabe que esa fuerza maravillosa puso en existencia el Universo, sabe que el día que dejara de fluir esa energía sexual en la Naturaleza, las plantas dejarían de reproducirse, los animales dejarían de reproducirse, desaparecería todo lo que existe, la Tierra se convertiría en un desierto.

    Un abrazo

    Contestar

Deja un comentario

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba