Párrafo 10.7

10.7 “Pero en este tiempo hay otro tipo de arquetipos conscientes, indiciados por las conveniencias tendenciosas de intenciones interesadas; son los modelos o estereotipos que apresan al hombre entre dos mundos: lo colectivo aparencial y la imagen de espejo de un sueño”.

arquitecturas 2000

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

En el tiempo en el que estamos viviendo, uno de los paradigmas fundamentales parece ser el de la comunicación. Una especie de capacidad instantánea de unir a personas muy alejadas. Funciona bien con aquellas muy alejadas físicamente, pero ¿y la distancia que genera entre los que conviven cerca? ¿Y la distancia que supone confundir un arquetipo con un estereotipo?

Los modelos mercantiles se han apoderado de la estética, maniatada por la reducción al mero entretenimiento del mundo del Arte. Los referentes estéticos parecen estar cada vez más lejos de El hombre de Vitrubio de Leonardo y dominan los estereotipos asociados al éxito social. El mundo del Arte ha desembocado en una caricatura llamada ocio. La desnaturalización del Arte ha contribuido a transformar los arquetipos en formas sociales valoradas por todos que nos reportan un estatus de éxito pero que muy probablemente nos vuelven impostores en la vivencia de situaciones más auténticas. ¿Hay arquetipos colectivos e individuales? Existen personas con las que la comunicación es más profunda e independiente del rango social, idioma, cultura, gustos, etc, etc. Y sin embargo la falta de modelos estéticos profundos de referencia nos dificulta el reconocimiento sensorial de este tipo de encuentros.

¿Pero cómo salir de la ilusión? ¿Cómo reconocer el engaño cuando todos confiamos en que la manera actual en la que sentimos cada uno es la verdadera? Quizás la clave consista en darle más peso a las vivencias que nos descolocan, que no son las esperables porque no concuerdan con nuestro gusto y por ello nos ponen en la tesitura de elegir entre la conveniencia y la aventura. Tristemente vivimos arrinconados por la conveniencia: al igual que al poder no le interesa el Arte porque es subversivo y rompe los modelos, nos hemos acomodado a las emociones fáciles, a las miradas sin riesgo, sin la sorpresa de que pueda surgir algo que haga que se nos desmoronen los estereotipos o estructuras del modelo que nos hacen fuertes.

¿Qué hemos hecho con el Arte? Estamos pagando el aburrimiento estereotípicamente divertido de repetir la vivencia conocida por no exponernos a nuevas fronteras de nuestra sensibilidad.

Añade a tu lista

3 Comentarios

  1. Los motivos del sauce
    10 enero, 2016

    A los sauces llorones no les gusta la pimienta en grano menos que los despertadores digitales o los bailes de salón no porque los afiladores de puntas para lapiceros tengan la fea costumbre de criticar a las leguas de fuego pregonando que aun no disponiendo de razones ni propias, ni de peso, ni sociales ni trigonométricas para estrechar lazos de amistad con sus homónimas ― ni de la antigua Atenas ni del bastante más moderno Lacio ―, se muestren sí no menos proclives a renegar tanto de los cocodrilos y sus lágrimas como de las cántigas de Alfonso X el Sabio o las declinaciones de las otras que, inclinadas a experimentar un cierto alivio cuando por imperativos o futuros perfectos de verbos intransitivos regulares no han de comparecer ante los tribunales se saben, sin embargo, más acuciadas por la necesidad de conjugar su afición por los salmonetes y las carpas que por su querencia por las colchas de seda sino porque, como inquietas o medio amedrentadas frente a la incomprensible falta de operatividad de los pañuelos que llevan, tan precavidos ellos, escondidos en sus bocamangas, los obligan a sentirse aquejados de una risa nerviosa que no les permite concentrarse en guardar la compostura que sus continentes, tan severos, parecen estar exigiendo a grandes voces y a cada instante.

    Contestar
  2. Atila
    11 enero, 2016

    Nos pasamos la vida manteniendo las apariencias e imitando los modelos que nuestra sociedad nos imponen: tenemos que ser delgados, guapos, un buen coche, ir a la moda etc, esto nos causa un cansancio tremendo.
    Yo creo que cuando somos conscientes de nuestras limitaciones y no tememos que se nos noten sentimos un gran alivio de la no apariencia y entonces tocamos la libertad.

    Contestar
  3. Mandrágora
    11 enero, 2016

    Los modelos o estereotipos que nos habla el autor parecen obedecer a lo que sería el arquetipo como resultado de un desarrollo ya adquirido. Pensemos por ejemplo en el afán tan continuado y reiterativo que nos exhibe nuestro modelo actual en la manifestación de la riqueza y el lujo; se nos presenta como un bien deseado por la mayoría y adquirido por pocos, y la expresión que subyace desde la intencionalidad suele ser «porque yo lo valgo», como si uno fuera merecedor per se y digno de ello, como un sello de distinción y diferenciación frente a los demás. Lo mismo podríamos decir de la exhibición de lo que se hace llamar belleza y la perfección corporal, que se nos presenta como algo envidiable y lejos de su alcance a la inmensa mayoría; el estado de salud y la misma juventud, cuando se nos dice «el tiempo no pasa por ti» como sinónimo de una alianza secreta y reservada a unos pocos, y tantos y tantos estereotipos que incitan a una codiciada carrera desmedida por el camino más corto para tratar de conseguir ese estado tan deseado pero que, tristemente, no puede sustraerse, por mucho que se quiera y se intente, de la integridad del individuo como resultado, como expresión de, como manifestación de lo que podría llamarse simplemente armonía.

    Nuestro modelo de consumo está basado en la usurpación de lo que sería deseable, y posiblemente debiera ser un bien a adquirir y tratar el conseguirlo, pero no se puede olvidar que a través de un trabajo, de un desarrollo, un recorrido, que una vez logrado se expresa como una manifestación exteriorizada —y me puedo imaginar que sin esa identificación a la que se nos induce — de lo que tanto anhela nuestra sociedad. Es por ello que el modelo, consciente de la necesidad de esa superación, se ha adueñado del impulso y, mediante la manipulación y el plagio, ha logrado calar sentimientos de conquista que no se logran, siempre se desvanecen, porque al final resulta ser un camino estéril y cargado de frustraciones mientras no se establezca el correspondiente maridaje entre el estado en el que uno se encuentra y los logros que faltan por adquirir.

    Contestar

Deja un comentario

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba