Párrafo 11.23

11.23 “Todas las cosas, todos los momentos, son banales e ilusorios, su importancia radica en cómo son capaces de impulsar la vida hacia las siete armonías que conducen a la pureza. Los chamanes mexicanos decían que el hombre ha de vivir sin importancia personal, y al no ser aún dueño de su cuerpo ni de su corazón ni de sus actos ni de su inteligencia, ha de actuar con prudencia y ello le dará la alegría de ir acercándose a su verdadero poder. De la imagen provisional a la realidad que contempla el infinito”.

11_23

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

Si hemos tenido el valor de asumir nuestro estado para transformarlo; si no somos sabios y la “no acción” que aconseja el Tao es una meta lejana pero deseable; si nos sabemos impostores y que nuestros deseos son hipnóticos; si sabemos también que las cosas, los momentos, son ilusorios y banales, pero que hay en nosotros una posibilidad de impulso y tenemos la voluntad de que nuestra vida transcienda y transforme su provisionalidad, entonces estamos en el camino. Un camino hacia “las siete armonías que conducen a la pureza”.

Y son siete. Como los siete Kirios que desde todos los tiempos son portadores de la luz.

Nuestro estado no alcanza a vislumbrar qué posibilidades tenemos más allá de lo banal y lo ilusorio. Intuimos que esto no puede ser la meta última, el anclaje definitivo; que el mundo de los estereotipos va abriéndose hacia el arcano; que el encuentro con los demás va a renunciar a la complicidad para alcanzar la búsqueda y la evolución. Llegar a la anarquía desde el punto inicial en que nos encontramos, rodeados de interrogantes, sin asideros. Un impulso, un pequeño grano de mostaza se abre camino gracias a la Voluntad.

Los magos, los chamanes aconsejan que actuemos con prudencia para acercarnos a nuestro verdadero poder. Iremos dejando la provisionalidad pero deberemos seguir sintiéndonos pobres, sin importancia, sin ser dueños de nada para desde ahí poder contemplar el Infinito. Lo que es de justicia.

Y así, derrumbando esas cárceles que aprisionan nuestro ego, teniendo valor para abatir miedos, responsabilidad para enfrentarnos a la impostura, a la omisión, seguiremos. Con trabajo. Pero seguiremos.

Añade a tu lista

4 Comentarios

  1. Loli
    10 noviembre, 2016

    La atención, ¿posibilita la consciencia de las resistencia llegadas desde el “ego”?.

    Igual es uno de los elementos que lo facilita, esa atención que se podría definir desde la “vigilia” o “alerta”, como se comentaba al anterior párrafo del libro.

    Desde ahí, a veces, , es relativamente accesible comprobar la lucha, la tensión que se impone, ¿desde la razón, únicamente?, en nuestra psique, en nuestra biología,….en nuestros músculos….

    El reconocimiento de la existencia de esa fuerza, fuerzas, que, finalmente actúan fuera del control consciente, ¿es el que debería aumentar la prudencia, en esa intención alerta, de atención?.

    Pero, discernir “prudencia” de una actitud conservadora, de no movernos más allá de lo que nuestros temores nos “recomiendan”, tampoco es una tarea fácil.

    ¿Será la “prudencia” un concepto que, contemplado desde su, parece, inherente dinámica, esa que seguramente lleva implícita en su propia génesis, pueda impulsar y favorecer el desarrollo de la “inteligencia”, o al menos, uno de los factores propiciatorios?.

    Contestar
  2. Alicia
    11 noviembre, 2016

    Loli, no quiero molestarte. Sé que la palabra escrita, al verse privada de gestos y tonos e inflexiones, puede parecer a veces ácida. Pero no; imagina que estuviésemos conversando, mi voz estaría siendo perfectamente amable y sin el menor ánimo de polémica.
    Tras este pequeño preámbulo, te pregunto… o, bueno, no, te expreso mi sensación de que te preocupa el “ego” – el tenerlo localizado, identificado y, de alguna manera “bajo control” para tenerlo (estoy utilizando frases muy coloquiales) bien a raya y que no se desmande – de forma, a mi criterio, un poquito excesiva.
    Creo – e insisto en que no quiero en absoluto molestarte – que el prestarle mucha atención lo fortalece. Y que cuanto menos se le piensa mas se achica.

    Contestar
  3. Loli
    11 noviembre, 2016

    No Alicia, no me molesta en absoluto tu apreciación respecto al comentario.

    Muy por el contrario agradezco que la expreses, es la única manera de poder darme cuenta de más cosas, y tener referencias.

    Sí, a lo mejor es una de esas manifestaciones del subconsciente, cercado por los miedos, y la consiguiente necesidad de control de sus resortes, lo que se puede desprender de mi comentario.

    Pero la idea, o la intención que pretendía, también en ese comentario donde parece haberse colado, como no podía ser menos, ese “ello” freudiano, en forma de refuerzo razonado, demandando tarjeta identificativa, “santo y seña”, origen y localización, quizás también, como parece que tú has identificado (yo no soy consciente de que en el comentario se pretenda eso, pero no significa que igual sí lo esté demandando,…ay…este Freud…,me está influyendo demasiado.), en fin, que mi intencionalidad era, es, tratar de identificar mejor, esos resortes conscientes y desde la voluntad, y desde la posibilidad de aumentar ésta a cada vez más recovecos de la conducta, de las vivencias, de las memorias, desde lo sensitivo y sensorial.

    Identificarlos…, vivirlos para que no acaben consumiéndose en sí mismos….en la hoguera del inconsciente….convertidos en cenizas “cegadoras”.

    Bueno, siento haberme enrollado y no haber respondido con más claridad a tu comentario…no estoy en el momento.

    Pero sobretodo, te reitero que no solo no me molesta que me lo hagas, si no que lo agradezco.

    Un saludo

    Contestar
  4. Mandrágora
    12 noviembre, 2016

    En otro párrafo más adelante nos habla de que «cuando los sentidos están activos pero vacían su avidez, se difuminan los intereses creados por la identidad provisional…». Viene a colación del entorpecimiento que supone el identificar los pensamientos, formas de sentir y de actuar con uno mismo, con «soy así», como si cerráramos el círculo y poco más puede entrar, cuando en ocasiones quién no ha experimentado el dejarse llevar por derroteros novedosos, inseguros y a veces torpemente y, sin embargo, verse abocado a algo sorprendente y, ¿por qué no?, muy placentero. ¿Será esa la alegría que radica en cada uno?

    Se dice que querer es poder. En este caso el querer ser prudente implica un paso atrás en todos los roles de triunfalismo que nos brinda el modelo social para acatar lo que nuestra persona como vehículo, que no como director, nos puede sorprender en cada esquina y nos susurra al oído como otra forma de vida diferente.

    Esa voluntad que cita el Aventurero, facilita el encuentro entre lo que intuimos, lo que soñamos y nos gustaría, y lo que nos espera, lo que está ahí aguardando. ¿Qué es? No se sabe. No se sabe hasta que la inteligencia, la sensibilidad y actitudes de cada uno se pongan a disposición y permitan manifestarse lo que de verdad puede emerger y no el yo que me he inventado.

    Contestar

Deja un comentario

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba