Párrafo 15.17

15.17 “Hay mil alambres que atraviesan las cabezas de los vivientes. Algunos conducen a las manos de los muertos, otros taladran las casas espirales de los caracoles, algunos flanquean las sendas tortuosas de todos los caminos como hormigas huérfanas de semillas, y otros navegan por las aguas que barrieron el tiempo y las playas.”

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

Los mapas neuronales posibles son infinitos, pero parece que nos empeñamos en recorrer siempre los mismos circuitos. Esto conduce reiteradamente a la obsesión, al tedio, a la falta de aventura y, lo que es peor, a la falta de fe en que otras realidades son posibles.

Miles de hilos invisibles están conectando a todos los seres humanos a través de redes energéticas. Hilos que intervienen en nuestras vidas aunque no los veamos, rompiendo nuestras corazas, golpeando nuestras sienes para romper obsesiones, aguardando a cada paso para recordarnos que debemos recorrer nuestro camino real, zarandeándonos para desechar toda falsedad y guiarnos por el sendero correcto. Son pinches tiranos que cortan la rama en la que nos sentamos para recordarnos que no hay descanso posible, que el único descanso consiste en transitar por la vía correcta.

Añade a tu lista

2 Comentarios

  1. Beucis
    2 marzo, 2019

    Mil alambres; mil conexiones energéticas; mil y mil posibilidades que a veces, muchas, truncamos. De esos miles de caminos que se nos ofrecen, caminos inéditos, arriesgados, que deberíamos transitar despojándonos de miedos y de vacilaciones, preferimos aquellos conocidos, repetidos, monótonos y aburridos, porque preferimos lo conocido a la aventura; porque preferimos ser turistas a viajeros; porque preferimos ser obsesivos a ser libres; porque…

    Y así nuestros circuitos cerebrales se ahondan en la repetición del siempre igual, y llegamos al fin del camino sin apenas haber vislumbrado el resplandor de nuestro destino.

    Esa flecha que deberíamos disparar sin miedo tiene un objetivo: llegar a manos que se abren, llegar a potenciar nuestros dos hemisferios cerebrales; llegar a laberintos espirales que imprimen las galaxias y las células; llegar a esas aguas que bañan nuestro interior profundo y desconocido y que también arropan galaxias inéditas de universos que se abren al infinito.

    Y todo eso podemos conseguir y todo eso podemos llegar a ser, solo basta querer, convocarnos, adorar a nuestro dios profundo.

    Contestar
  2. Eolo
    18 marzo, 2019

    La senda que conduce a la intemporalidad inmortal es desconocido, hasta para el más irracional de los seres. Esta preparado el camino, pero una duda acapara la mente, como es saber si consiste en un trayecto o un encuentro, un trabajo o una entrega, un esfuerzo o un rezo.

    Decían los más antiguos bardos que las leyes de los universos paralelos contienen mensajes cifrados, y que el privilegiado debería conocer sus secretos pero sentarse al pie de un árbol sagrado a escuchar la voz en clave que se los susurraba al “otro oído”.

    No es el afán del viajero, ni su anhelante deseo. No es el persistente golpeo en las puertas, ni el jadeante sudor inninterrumpido. No es el buceo en el pasado, ni sumergirse en los ríos que limitan con el sueño.

    No es… ¿qué será?

    Contestar

Deja un comentario

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba