Párrafo 15.4

15.4 “En el campo de lo llamado extrasensorial se introdujeron riadas de locos, mitómanos, farsantes, incultos y gentes que juegan con los demás y consigo mismo, pero también personas que querían romper las tendencias de lo convencional y lanzarse a la búsqueda de alguna verdad.”

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

¿Quién no ha sentido muchas veces la razón como un corsé que apenas nos deja respirar? Pués es posible que hasta el más sesudo haya experimentado esta sensación, aunque para alguien cuya forma de estructurar la realidad obedezca en gran medida a los cánones de la razón sienta que el mundo está más lleno de locos que de cuerdos. Y es lógico, porque la razón construye railes de hierro, firmes pero estrechos, y no todos encuentran en ellos el cobijo donde ubicar las incesantes incógnitas que alberga la existencia.

Es por eso que fuera de las vías de la razón parezca que ocupan el mismo lugar locos, mitómanos, farsantes e incultos pero también poetas y místicos. A priori, no parece fácil diferenciar un grupo del otro desde el filtro de la razón. Posiblemente porque estemos lejos de una espiritualidad real o del Arte y carezcamos de un sentido perceptivo afinado que nos permita diferenciar entre la búsqueda de un misterio que nos acerca a un grado de libertad mayor y la aparente eliminación de un miedo que nos da más seguridad.

Desde mi punto de vista, una diferencia clara se encuentra en que a uno de los dos grupos le interesa ostentar poder, sentir que tienen acólitos y hacer demostraciones de supuestas capacidades que el resto no tienen. Sin embargo, el que busca y el que lanza disparos a la consciencia como pulsión de una realidad más grande que quiere expresarse, solo desea que le dejen contar al mundo, incluso cuando este no escucha, que durante el sueño se prenden misterios que quieren dar voces para despertar a la humanidad de su letargo.

Añade a tu lista

4 Comentarios

  1. Rafa
    26 noviembre, 2018

    Entiendo que la verdad la buscamos todos, aunque nos contemos muchas mentiras; el quid, creo que está en lo que estamos dispuestos a arriesgar para encontrar esa verdad.

    También soy de la opinión de que lo extrasensorial está a la vuelta de la esquina.

    Durante la ensoñación, mantenemos relacion con seres de otros planos de la que nos quedan evidencias que son difíles de interpretar, pues lo intentamos con el tamíz de la razón.
    ¿ Quien no se ha encontrado por primera vez personas y lugares de las que está convencido que en otro tiempo o espacio ya ha conocido ?.

    Hubo individuos que tuvieron la premonición de que El Titanic, iba a sufrir un terrible accidente, y devolvieron los pasajes antes de embarcar.

    Se podrían contar miles de casos en los que muchos individuos tienen sucesos que rebasan los sentidos convencionales.
    Estos sucesos evidentemente no son voluntarios, ni se pueden explicar racionalmente a los demás.

    Entre los que intentan dar una interpretación falseada de estas experiencias en el campo extrasensorial o en el mundo de los espíritus como ha dado en llamarse, son multitud.
    Algunos intentan obtener poder o dinero, y otros se consideran enviados de las altas esferas.

    Otros simplemente potenciar su ego creyéndose cultos, por lo que dejan de cultivarse y automaticamente se convierten en incultos.

    En fín de tó tié que haber, aunque a todos nos embriaga la idea de una aventura extrasensorial, el problema es que luego no puedes contarlo.

    Un abrazo

    Contestar
  2. Inés
    29 noviembre, 2018

    Bueno, como he ido comentando desde detrás hacia adelante. Llego aquí y el comentario del Aventurero diluye las palabras del autor. Empieza con la pesada dicotomía entre razón y emoción y vaya, que todos sin excepción, aunque nos hagamos los místicos, tenemos que usar la razón porque empíricamente la razón está construída sobre la base de la emoción.
    Después y sólo por el modo de aprendizaje que más éxitos nos ha comportado a nivel profesional ( que no personal) y por tanta letra inútil sobre estas dos falsas dicotomías de los voceros del siglo XXI – que abarcan desde los que te curan el alma hasta los que te curan el cuerpo con fármacos, hasta los que te curan el cuerpo y el alma con otras medicinas –
    Bueno dentro de cada grupo hay seres honestos compasivos y buena gente y otros con menos escrúpulos.

    Pero no, al que busca no le intersa para nada epresarse. Quiero decir que le da igual si le dejan o no “expresar al mundo” su visión de las cosas, seres, ángeles..fantasmas o bailarinas. Creo que se expresa con la misma necesidad con la que respira. Y el eco no es algo que se busca, es algo que te devuelve o no aquella montaña.

    Contestar
  3. Inés
    29 noviembre, 2018

    Disculpad por todos los errores tipográficos que escribo tecleando rápido pues hacía mucho tiempo que no leía los textos puestos aquí en el Blog, pero perdonad que no me tome mi tiempo para subsanar lo que hace el ordenador cuando mis dedos se equivocan (o mis neuronas).
    Saludos y feliz entrada del tiempo de tantas cosas buenas! nueces, avellanas, castañas que se pelan sólas, almendras, caquis, granadas, los brotes de las crucíferas, los tubérculos que durán; boniatos, patatas, remolachas, zanahorias… y dicen que no hay flores en diciembre… pero las que florecen son todas curativas. Y se caen suavemente las hojas y en la caída nos muestran toda su esencia “colorífera”. Una buena muerte, casi extraterrestre, de lo terrestre que es…
    Y no se necesitan luces de navidad para todo ésto. Ni comprar nada. Estar aquí, ahí, sabiendo que respiramos, que seguimos con más alegrías que penas, que somos los privilegiados dentro de los miles de millones de homos como nosotros, que ya no pueden sentir a qué huele la tierra y por eso la expolian con crueldad y se cavan su propia fosa sólo por el gran miedo a morirse y no ser inmortales que tienen grabado en medio de su amígdala.

    Contestar
  4. Loli
    2 diciembre, 2018

    ¿Me pregunto qué ocurriría si esos pares de veintidós estaciones que se localizan a los lados y a lo largo de nuestra columna dorso-lumbar, pudieran ofrecer más rápidamente la información que somos capaces de recoger?.

    Si no fuera, lo que ofrecemos a nuestros sentidos, unos retazos temerosos, confusos, disfrazados, obviados, filtrados u obtusos.

    Si llegasen desde la expectación de asumir la experiencia de lo que nos vamos a encontrar, de querer descubrirlo con más valor, de empezar a perder el miedo a nuestros sentidos, de liberarlos hacia la sensibilidad.

    ¿Qué serían capaces de comunicarse eso millones de canales sensitivos?….¿cómo se estremecerían todos esos grupos neuronales que recibieran impulsos nuevos?….¿qué mensajes aguardando el momento del estímulo esperado, harían fila para salir y ofrecer el ángulo correcto para que una nueva memoria recibiera la mágica luz?.

    Envejecen,…. envejecemos, cansados esos sentidos, los órganos más preparados para recibir la sensorialidad, abrumados bajo escombros que no les han descubierto nada nuevo…o ¡tan poquito en razón de lo que pudo haber sido!.

    Solo los flases de recuerdos de momentos mágicos de una etapa que aún no se contaminaba…recogida una y otra vez a medida que los años avanzan…como la más verdadera…atrás, más atrás…..por favor.

    La memoria reciente se difumina, quizás bajo el peso de la evidencia su falta de verdad, de realidades ajenas, de personalidades remendadas con trozos de estereotipos, de teatros donde no hemos vivido nosotros…no estamos ahí….¿dónde empezamos a perdernos?.

    La Medicina, la más oficial…la que aprisiona la vocación de los médicos….pone toda clase de corsé y etiquetas a las etapas de nuestras vidas.

    Demencias, deterioros cognitivos…todo bien enganchado, pero, ¿no sería que también en esa “locura”, está la búsqueda activa de ese momento….donde se nos olvidó cómo se salía del laberinto?.

    Si…la demencia de lo que ya se vislumbra como lo más real: lo reciente se compone de “geometrías rotas”…..lo más alejado…ahí aún millones de estrellas palpitaban y reían con las que crecían con nosotros, mirándolas y hablándolas desde todos los rincones alumbrados por la aún no difuminada transparencia de las envolturas de seda…..que quizás eran…entonces…las pieles de nuestra niñez.

    Contestar

Deja un comentario

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba