Párrafo 16.3

16.3 “En los cruces de todas las corrientes (energéticas) que circulan por los llamados espacios vacíos del organismo están escritos muchos de los pasos que conducen el estado de experiencia al estado de esencia. Hay un tipo de iluminación desde el que el hombre comunica su mente con el exterior a través de los sentidos, desde ella se definen la razón, la consciencia, el pensamiento y el primer estadio de autodefinición; y hay otra forma de iluminación, la luz interior, la que entra por el neocórtex, que en su primera fase, más allá del violeta, despierta el uso de los sentidos superiores ordenando las imposturas de la memoria y disipando las musarañas que se habían adueñado de un patético estado de quietud.”

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

Me centro en las ideas que me despierta la frase “pasos que conducen el estado de experiencia al estado de esencia.” Y lo asocio a un proceso de transformación del estar (la experiencia) en el ser (la esencia). ¿Pero qué sería el estar?

Parece ser que el acercamiento progresivo del ser humano a su esencia, a su Yo Superior, exige su tránsito por la experiencia vital, o sea, por una interacción real en esta dimensión espaciotemporal que llamamos vida. Exige, mejor dicho, sucesivos y acumulativos tránsitos por la vida. Jugando con las ideas, podríamos definir la vida como una “inmersión” en el universo de los deseos, las pasiones, los impulsos primarios… pero asistidos por la luz del pensamiento, la razón, la consciencia… Esta primera iluminación es la que nos aportaría un primer estado de autodefinición capaz de impulsarnos a alcanzar el reconocimiento de nuestra responsabilidad individualidad y así superar el estadio del mundo animal.

Así entendida, la vida es sinónimo de conflicto. Un “laboratorio” de miles de millones de experimentos vitales en plena acción y reacción, como una inmensísima factoría afortunadamente cada vez más repleta de operarios heroicamente comprometidos desde su nacimiento a avanzar colectivamente en una suerte de dulce y a la par doloroso “aprendizaje” hacia la esencia unitaria. Un aprendizaje cuyas claves de evolución y desarrollo están escritas en los espacios vacíos de nuestro organismo, que puede que en algún momento de nuestra vida o de cualquiera de nuestras muertes nos lleve a una segunda iluminación: la iluminación interior. Que así sea.

Añade a tu lista

7 Comentarios

  1. AriguariGuariPopooMushuringa
    14 mayo, 2019

    Tal cual, siempre que no te dé un ICTUS. O sea que primero limpieza y administración correcta de la energía sin pasarse ni ponerse Kun -Fú, que hay muchos a los que le da por ahí y se bloquean, al equivocarse de esfuerzo. Calma pues, que hay muchos otros que se ponen colorados de tanta presión en vano.

    Contestar
  2. Rafa
    15 mayo, 2019

    Por lo que observo, hay personas con mas espacios vacios en el organismo que otras.

    Pero bueno, centrándoos en el término, entiendo que de esos espacios vacios por los que circulan corrientes energéticas no somos conscientes o tenemos muy poca consciencia.

    Somos conscientes de lo que oimos, vemos, tactamos, olemos o gustamos del exterior con lo que conformamos un pensamiento al respecto que da paso a lo que denominamos nuestra realidad.

    Así que nos autodefinimos a partir de un pensamiento generado por unos sentidos que las mas de las veces nos engañan o nos hacen concebir verdades muy parcializadas, y esto empieza a ser una iluminación.

    Pero que una luz interior mas allá del violeta (si fuera exterior no podríamos verla) desde esos espacios vacios ( que no deben serlo tanto ), porque es donde están escritos los pasos que nos llevan desde la experiencia, ex (separado del interior) y periencia como experimento, (prueba, ensayo), hasta la esencia, essentia (cualidad fundamental que hace que algo sea lo que es).

    Y que despierta el uso de unos sentidos superiores, ( que no nos engañan), que ordenan la mala memoria, y disipan la musaraña que se dá mucha maña para tenernos adormilados.

    Un abrazo

    Contestar
  3. Eolo
    15 mayo, 2019

    ¿Es la “puerta de arriba” eso que las religiones siempre han descrito como la Salvación?

    Contestar
  4. Beucis
    16 mayo, 2019

    Si se nos dice que aunque actuemos de forma distraída, cada movimiento, cada gesto, cada respiración nuestra interactúa y modifica el orden de las cosas, podemos suponer que mudras, mandalas, pranayamas hechos de forma consciente, queriendo ayudar y mejorar al otro, por un maestro, un kyrio portador de la luz desde el principio de los tiempos, tiene que despertar la voluntad de los demás a buscar su esencialidad, a abrir la marcha a nuevos peregrinos cada vez más conscientes.

    Cuando la nave Argos atraviesa las Puertas Batientes, estas se fijan para siempre; el cerebro se irá descubriendo con cautela, siempre con peligro, pero no con la locura o muerte inexorable.

    La iluminación nos comunica desde los sentidos. La razón es esa luz que nos hace hombres y nos ayuda a discernir, reflexionar, decidir… Estamos en camino fuera de un paraíso a la baja; vamos buscando nuestra esencialidad. Cuando más allá de nuestras fronteras otros sentidos despiertan iluminados por una luz distinta que entra por el neocortex, nos ayudará a ser dioses sin dejar de ser hombres; nuestra memoria pasiva va a morir en manos del héroe que somos. Nacerá Pegaso, el caballo alado, nacerán nuevas constelaciones. Dejaremos la quietud y seremos caminantes.

    Con ictus, en coma profunda, en la frontera de la muerte, el hombre sigue evolucionando; eso es imparable. Y es en esos estados, de los que nada sabemos pero intuimos mucho, cuando el hombre pasa a la frontera malva, al mundo desconocido del doce. Nacimiento y Muerte son dos grandes misterios, dos grandes enigmas que debemos respetar.

    Contestar
  5. Nuba
    16 mayo, 2019

    “…la luz interior, la que entra por el neocórtex, que en su primera fase, más allá del violeta, despierta el uso de los sentidos superiores ordenando las imposturas de la memoria y disipando las musarañas que se habían adueñado de un patético estado de quietud.”

    Más allá del violeta son capaces de “ver” longitudes de onda, muchos seres vivos y sin eso que en el sapiens llamamos neocortex, pero con un sistema nervioso adaptado a su cuerpo.

    Ciertamente la memoria tiene imposturas, es un fenómeno bastante curioso desde el punto de vista científico. Podría decirse que son las “fake news ” esas que nos bombardean cada día, esa distorsión consciente de los medios de comunicación, esa manipulación de otros sobre los otros…

    Curioso entonces que ese nuestro neocortex nos mienta, primeramente, a nosotros mismos. ¿por qué? por qué modulamos la memoria hasta tal punto de creer y jurar como real algún acontecimiento que nunca sucedió?

    Pues como todo, la mente y el cuerpo, con dioses y sin ellos pretenden autoproteger a un conjunto de células, cada una inteligente ( entrecomillado) en sí misma y potente – una maravilla- como grupo, como red, como mundo, capaz de que nada tienda a desintegrarse.

    No se si las energías o las luces entran o salen por arriba o por abajo,, se conectan con dioses o lunas o universos…

    Se ( no lo se, ciertamente) que cada parte del cuerpo tiene alma, que cada parte de la tierra, mucha; que el cielo nos sigue protegiendo, que todo ésto que se nos hace tan abrumador… todo este dolor hermano y también todo este gozo hermano, que la lluvia y la sequía… esto es … es… ..
    ¿estamos, en todos los mundos en los que se nos permita estar? ¿o en los que elijamos estar?
    Afortunadamente limitadas, afortunadamente envejeciendo, afortunadamente cuerdas y locas… afortunadamente vivas y no sobreviviendo,

    Discrepo ( ya lo sabéis) profundamente, en que nuestro grado de evolución y cómo nos percibimos como humanos, nos haga superiores, porque si lo fuéramos, no causaríamos tanto daño,o no perderíamos tanto el tiempo o no generaríamos tanto destrozo innecesario.
    —————————————-
    Viene una luna – dicen que en escorpio-
    Hace días que muchas la sentimos.

    Aceptamos los ritmos de su vigilia, la fuerza de su presencia.
    Pero hay que recordar que todos vivimos y hacemos de luna a luna, es decir, creciendo poquito a poco, disminuyendo de la misma forma, estando llenas con ella y desapareciendo y eso está sincronizado en el reino vegetal, que sigue su crecimiento o su parada. Está sincronizado en las aguas de los mares practicamente toda la Gaia que se mueve entre las lunas!
    y nosotros? hemos perdido esos ritmos?

    Contestar
    • Loli
      20 mayo, 2019

      Si, hace días que todas sentimos cómo bien la luna…

      Menguamos y crecemos con ella, nos ocultamos en su abrazo, y, seguramente, nos descubra los secretos de su “carita negra”…., cada mes….cabalgando crestas de olas elevadas por su influjo, voces y susurros, cargados de sonrisas, aunque algunas anuncien llantos, llaman a esas doce posibles entradas de las membranas celulares.

      Así…toda la vida de nosotras, cada lunación.

      No perdemos los ritmos….quiero creer que, afortunadamente, eso no esté en nuestras “razones”…,, siguen llegando…, esperanzados y en espera, quizás, de que los reconozcamos, y no los ignoremos….

      Contestar
  6. AriguariGuariPopooMushuringa
    19 mayo, 2019

    Me ha gustado mucho eso de “Los espacios vacíos”, y lo de “Los Misterios/Enigmas respetables”

    Contestar

Deja un comentario

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba