Párrafo 17.28

17.28 «Nos ponemos tristes cuando suponemos tristeza en los demás, vivimos dolor o bebemos sonrisas, el sufrimiento y el placer llegan por todas partes, por las cuatro puertas que acceden a la manifestación binaria de la unicidad trinitaria, pero sólo en lo dual es posible grabar el sentido de propiedad en que está basado el principio de teatralidad fenoménica, por ello la responsabilidad se mantiene como concepto menor mientras no se iluminen estados superiores a las leyes adscritas a lo orgánico.»

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

Nos hablaba Platón (y también Kant) del conocimiento, el sentimiento y el deseo, que eran las tres facultades del alma. Esas que Aristóteles llamó razón, sensibilidad y nutrición. O voluntad, entendimiento y memoria según se decía en los catecismos.
Tres planos o realidades, en los que el plano superior, el del conocimiento, la razón y la voluntad, solo era accesible a los humanos.
Pero equiparar el conocimiento con la razón ha conducido y conduce a múltiples equívocos y confusiones; como la de creer que el hombre es un animal racional. Y es la misma razón, el razonamiento construido a partir del sí y el no, la que nos hace confundir el ser con el estar.
Hay quienes conciben a los humanos como seres angélicos atrapados en la materia, como espíritus que necesitan liberarse. Pero el espíritu y la materia, el alma y el cuerpo, lo de adentro y lo de afuera, lo interior y lo externo, lo que es propio y lo que es ajeno, no son más que dualidades a las que llegamos eligiendo verdades y descartando mentiras.

Añade a tu lista

Deja un comentario

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba