Párrafo 18.11

18.11 «La ignorancia es el alimento primario de la agresividad, por eso cuando recibe permiso de la oficialidad legitimada, se desborda una razón fácilmente saturable y ataca enarbolando cargas de razón ciega y complejos pintados en miradas amarillas buscando culpables. Y está toda la Tierra regada de una información homogénea, con el mismo valor, filtrada por los intereses económicos, con apariencia sensata y estuche de imparcialidad. La necesidad del cuarto poder en una sociedad basada en la competitividad parece imprescindible, pero, ¿quién financia los medios de comunicación? Parece que cuando no son vehículos de transmisión del gubernativo, son estructuras privadas que se nutren básicamente de la publicidad pagada por las grandes empresas con intereses sociológicos y comerciales sobradamente definidos; su objetivo no puede ser otro que crear y mantener necesidades.»

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

Sobrevivir en un modelo cimentado sobre una urdimbre perversa y convivir con normas aparentemente beneficiosas para el común de los mortales, a sabiendas de que van profundamente en contra de tu esencialidad, no es tarea fácil. Es como contar un cuento de hadas que todo el mundo creería sin cuestionarlo, sobre un subtexto maquiavélico.
La apariencia de normalidad de este modelo hace muy difícil su cuestionabilidad y su disolución. Genera un ejército de seres robóticos que viven sometidos, sin saberlo, y que no se cuestionan absolutamente nada. De eso se encarga encantado el modelo, que no cesa de crear necesidades y nos mantiene entretenidos en quehaceres absurdos y superficiales, hasta hacernos olvidar quiénes somos y qué veníamos a hacer. Así, la esencialidad de la vida, no es que quede relegada a un segundo plano, es que queda totalmente anulada en pos de una vida de confort en la que ya deciden por ti cualquier cuestión, no sea que te detengas a reflexionar si es ese exactamente el modo en que quieres existir. Porque ya no hay lugar para ninguna cuestión de tipo trascendente. Todo queda engullido por un sinfín de ocupaciones vanas y un tiempo sagrado para el ocio.
Y, mientras crecen exponencialmente la ignorancia, como patrón a imitar, y la agresividad, “de pensamiento, palabra, obra u omisión”, el conocimiento brilla por su ausencia, condenado a convertirse en arcaicismo.

Añade a tu lista

4 Comentarios

  1. Nuba
    30 noviembre, 2020

    …»que van profundamente en contra de tu esencialidad, no es tarea fácil»
    Es tarea contra natura en la que los cuerpos se rebelan…el pasado viernes en prácticas reales con dos laboratorios abiertos y un aula.. me dí cuenta de que estaba impidiéndome respirar y no era por las horas de mascarilla puesta ( que nos obligan mientras hablamos.) era porque me da claustrofobia y porque ética y moralmente estoy de acuerdo, pero hay cosas que me superan y que no acepto, se me ponen los ojos malos, respirar el propio C02.. cuando enseñamos lo que es la hipercapnia es fuerte y eso a veces lo llevo mejor pero a veces me produce ansiedad…
    «Es como contar un cuento de hadas que todo el mundo creería sin cuestionarlo, sobre un subtexto maquiavélico. »
    ( exacto)
    Y todo el comentario ulterior lo comparto Aventurero, pero aún tenemos reaños interiores, aún podemos acompañar nuestra compasión y nuestro abrazo, primero hacia nuestro ser ( holobionte con los demás..y está lloviendo y hay una luna….!!) y después pues aguantar/nos y aguantarles…o desenmascararles..
    Éste es otro de los textos de Eduardo que tengo subrayado desde hace 10 años!! que habla ya del cuarto poder – que se hace más vendido y más sin contraste y más de fake-news.. cada segundo, que se mete dentro de las entrañas de movimientos para proteger la tierra en las comunidades… intentando desunirnos.. buff que ahora con la Covid.. ésta.. no podía estar nada más claro… el claro negocio que ya han comprado cientos de estados… sin contrastar ningún dato.
    Pero sigue lloviendo, a los que pasan frío y no tienen casa.. que sepan que en el campo no hace tanto frío y hay comida,, lo repito salirse ya de las ciudades, pues los campos tiran frutos y están sólos y si no estamos aquí y ahora otros vendrán y comprarán nuestras aguas tierras y árboles.
    Hoy, por casualidá, cuando vovía pa casa..desenmascarillada en la bici..con mi pequeña radio y cascos puestos… he escuchado ésto que me ha hecho recordaros:
    Pessoa hablando de los Argonautas… ( r3 que os enlazo al final).

    «Navegar es preciso.. vivir no es preciso. Moría un día como hoy F. Pessoa -ya sabéis lo Rayana que es una- y en ésto que os enlazo–salen los » Os Argonautas»

    https://www.youtube.com/watch?v=1sXg-XcP9wM&ab_channel=ejaydee ( lo único pésimo son las fotos de carabelas colonialistas en el video enlazado.enfin)
    La fuente – es «Cuando los Elefantes de Radio 3 que escucho de pronto y que me entona ya digo, esta tarde cuando subía… Para que sigamos en la tierra o en el agua… pero «sin sobrevivir» pues eso, es contranatura.., hay que ser capz de vivir o morise pero navegando..versando…doliendo… sin dosis.. sintiendo..cantando… que es que aún llueve y aún la luna está llenísima esta noche.
    Fuente:
    https://www.rtve.es/alacarta/audios/cuando-los-elefantes-suenan-con-la-musica/fernando-pessoa-30-11-20/5728036/

    Contestar
  2. Rafa
    2 diciembre, 2020

    La expresión » Información es poder», habría que sustituirla actualmente por la de «Desinformación es poder».

    En los tiempos que corren la confusión que se trasmite permite tomar decisiones sin interferencias al que la provoca.
    A los medios de comunicación se le denomina cuarto poder, porque se entiende que ejercen control sobre los otros tres poderes, legislativo, ejecutivo y judicial.

    En este momento los medios de comunicación han perdido su seña de identidad, porque el objetivo ha cambiado; los medios son menos identificables politicamente porque han dispersado su estrategia y se dirigen al mayor número de ciudadanos posible, su linea de atracción no es un grupo sino un todo.

    Esto ha propiciado que se favorezca a los representantes del poder político, económico y mediático, se ha reducido el nivel de fiabilidad y se ha provocado un conflicto entre sociedad y medios de comunicación.

    Tiempo atrás a mi juicio se cambió la religión por el estado, pero creo que ahora se ha sustituido el estado por el mercado.

    Esta situación afecta no solo a los particulares, sino también al gobierno.
    El gobierno en este momento ni manda ni gobierna.

    No manda porque obedece a quien le financia, y no gobierna porque no sabe.
    Su objetivo para mí solo es permanecer (no sé muy bien porqué, supongo que para detentar lo que ellos creen que es el poder.)

    En cualquier caso esta trasmisión de desinformación sacada de contexto, pretende la ignorancia permanente, desbordar la razón por saturación de lo razonable.

    La ignorancia mantenida provoca agresividad; el objetivo es que a través del cansancio, la confusión y el miedo, mantengamos nuestra ignorancia.

    Enrique Jardiel Poncela decía ironicamente:

    Hay dos sistemas para conseguir «la felicidad», una es hacerse el idiota, y la otra serlo».

    Yo pienso que la sociedad en la que vivimos está llena de idiotas y de entidades que se lo hacen para que permanezcan como dice el autor sus intereses sociológicos y comerciales sobradamente definidos cuyo objetivo es crear y mantener necesidades, y yo creo que seguir fabricando pobres.

    Un abrazo.

    PD: Saludar a Nuba y congratularme de su vuelta a los comentarios.
    Yo tambien tengo algún amigo de la Raya (Rayana).

    Grata la evocación de Pessoa al que tu paisano Pablo Guerrero puso voz en una exposición homenaje celebrada en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

    Otra PD:
    No deja de sorprenderme el autor, que a pesar de su conocimiento y los lenguajes en que se expresa, científico filosófico, poético, además baja a pie de calle y nos habla de política.

    Sugerente y curioso el dibujo ilustrativo, aunque me recuerda que tengo que ir al dentista

    Contestar
  3. Loli
    7 diciembre, 2020

    Los medios de comunicación necesitan de la gente, los receptores.

    También formamos parte de su desvirtualización, pienso.

    Manipulamos nuestros impulsos más esenciales hacia deseos e intereses lineales y superficiales.

    Les llevamos al campo donde todo se justifique, sobre todo la inercia con la que vestimos eso que denominamos “personalidad”.

    En algún momento “emisores y receptores”, se realimentan.

    Sus bucles dibujan y tiranizan los espacios donde vivimos.

    Sus ondas interfieren y rivalizan por romper melodías, por evitar la verticalidad armónica allá donde se vislumbre la intención adecuada para ello.

    Todo ello, donde la gente se busca, agrupa, interacciona, se enriquece y crece….las ciudades.

    No creo que la solución sea obviar que el ser humano es fundamentalmente interactivo, y el tiempo que le ha costado asentar, establecer esos grandes núcleos de interacción, comunicación y civilización que han supuesto en la historia de la humanidad…las ciudades.

    ¿Huir al campo?.

    ¿Por qué no limpiar el aire que respiramos, las arquitecturas que habitamos, las geometría por donde nos movemos?.

    No solo de residuos….también de inercias cargadas de toxinas.

    Un camino diferente al que nos hemos acostumbrado.

    Ese esfuerzo que quizás reclame nuestra biología humana, traspasar las inercias, facilitar la suficiente claridad y limpieza de los espacios donde habitan nuestras células…y nuestras ciudades, todo aquello que permita, en algún momento, liberar los mensaje de los protegidísimos (y por algo será), núcleos celulares.

    No me parece que el modo de conseguirlo sea el de segregarnos cada vez más y aislarnos.

    Pienso que, igual, aunque nuestro empoderamiento necio se rebele, la única manera de hacerlo sea tratando de aumentar nuestra capacidad consciente.

    No estoy, tampoco segura, de que la mejor manera de hacerlo sea a base de refugiarnos, demasiadas veces quizás, en preciosas ensoñaciones oníricas que, a veces también, puede que las confundamos con nuestra identidad más esencial….cuando el camino para llegar a ella, sea aún muy largo.

    “CADA hora mía me parece
    El agujero que una estrella,
    Atraída en mi nada, con mi afán,
    Quema en mi alma.

    Y, ¡ay cendal de mi vida
    Agujereado, como un paño pobre
    Con una estrella viva viéndose
    Por cada mágico agujero oscuro.”

    Hijo de la Alegría, Juan Ramón Jiménez

    Contestar
    • Nuba
      9 diciembre, 2020

      Querida Loli, desconocida…
      No, huir no, y al campo tampoco. El campo no es un sustantivo separado de nuestros cuerpos. Nosotras somos el campo, pero los campos nos dan esa esencia que está adentro de nuestros núcleos. JR Jimenez!!! ese poema que evocas y que enriquece el texto. Dejarse fluir con lo poco que queda de biodiversidad es para una una cura.. para la que no es capaz de sentir su esencia en medio de millones de ruidos, pero sí es capaz de pararse, y dejarse arrullar y eso es sólo un pequeño soplo de vida consciente que la anima a volver a la tarea que a cada una en el lugar y el tiempo FINITO y limitado. Por otra parte, pero no separada, está que «sentadita me quedé» en el sentido más político del mundo, sólo sabremos que el agua es tema de bolsas y puja en bolsa.. que ellos se empeñan en una supremacía que disputamos y que para estar protegiéndonos de los envenenamientos de aguas, aires y tierras y del expolio de los que tienen la fuerza con armas.. sólo nos queda sembrarnos y plantarnos, ya digo, sí, como las flores nos enseñan.

      Contestar

Leave a Reply to Nuba

Cancel Reply

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba