Párrafo 20.11

20.11 «Bloqueado el sentimiento de destino, distraídas las causas que empujaron a nacer, sólo hay un objetivo para fundamentar la vida, proteger. Por eso, sin negar que la supervivencia modifica las responsabilidades consagradas al hombre, desterrando la razón a la existencia condicionada del tiempo, hay que asumirlo con benevolencia y sin resignación pasiva, sabiendo que cientos de miles de capacidades están esperando un nuevo lenguaje que abra el camino a la consciencia superior.»

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

Admitir que la vida y la consciencia son el resultado de interacciones complejas de la materia y la energía en el espacio-tiempo no deja de ser una creencia. Intelectualmente resulta difícil de asumir que las cuatro fuerzas fundamentales (gravedad, electromagnetismo, nuclear fuerte y nuclear débil) basten para generar la música, la pintura, la poesía y los sentimientos humanos.
Filosóficamente, repugna concebir al ser humano como materia organizada capaz de pensar sobre sí misma; materia consciente de que existe y que se resigna a que esa existencia sea temporal, finita, prescindible e insignificante en el devenir del Universo. Un devenir sin otro propósito que seguir las leyes de la Física, desde la explosión original hasta la muerte termodinámica; desde la nada original hasta la quietud absoluta.
Desde las limitaciones de nuestros sentidos y la infancia de nuestro cerebro pretendemos explicarlo todo. Aterrados por la incertidumbre de lo desconocido inventamos un Cosmos manejable y sin sentido; y, si se lo damos, es el de la penitencia, el de venir aquí para aplacar la cólera divina.
Ateos y creacionistas se necesitan en sus certezas; solo pueden persistir negándose. Entre tanto, siguen naciendo héroes que amarán, que serán sabios, místicos o poetas.

Añade a tu lista

3 Comentarios

  1. Rafa
    6 enero, 2022

    La supervivencia, el superviviente, el sobreviviente, es la persona que despues de enfrentar dificultades graves o una enfermedad potencialmente mortal mantiene su capacidad funcional.

    A veces el concepto de supervivencia está referido a la superación de una crisis o una pandemia, una vida voluptuosa o a afrontar el recibo de la luz.

    Pero siempre el objetivo es mantenerse, perdurar o permanecer en el mismo estado que antes, con la misma capacidad de funcionamiento, aunque se haya perdido una pierna o una oreja.

    Los falangistas consideran España como una unidad de destino en lo universal, así que los españoles lo seríamos por mantener esa unidad de destino.

    Es posible, pienso yo, que los demás habitantes del globo terraqueo, incluso los ya fallecidos, puede que también tengan una unidad de destino en lo universal, pero probablemente no con el mismo significado que le dan los falangistas.

    Tambien creo que la razon, la manera de usarla y la forma de razonar, varia de una persona a otra tanto como que alguien que haya nacido pobre, con carencias en una zona marginal, un individuo del africa negra, por sus circunstancias, no puede razonar de la misma manera que alguien de la llamada sociedad del bienestar, Donald Trump por ejemplo.

    Es decir el proceso de la razón, si no va acompañado de un soporte de otra naturaleza, siempre dependerá de las circunstancias en que naces, vives y te desenvuelves.
    La razón en si misma necesita del tiempo.

    Por lo que la pregunta de porqué y para qué sobrevivimos quizá nos llevara a un sentimiento de destino y a una existencia no condicionada por el tiempo en la que la razón descubriria nuevos lenguajes que abrieran capacidades nuevas que nos estan esperando.

    Yo se lo voy a pedir a los Reyes Magos a ver que pasa.

    Abrazo

    Contestar
  2. Loli
    8 enero, 2022

    Desde esa infancia de nuestros sentidos de la que habla Aventurero, utilizamos el pensamiento como si fuera una capacidad, una herramienta máxima, totalmente desarrollada y totalmente conocida y controlada por aquello que denominamos ser nosotros mismos, nuestra personalidad, ese producto de la niñez en la que aún se mantiene el ser humano: el “ego”.

    Desde esa precaria situación se justifica, a lo mejor, esa repugnancia filosófica de la que trata también Aventurero a plantearse que la “materia piense sobre sí misma”, seguramente como reflejo de la intuición llegada como destellos con vocación de consciencia, de esa inmensidad de la que somos, seguramente, esencia y no parte, y que aún se mantiene lejos de nuestra incipiente consciencia.

    Relacionamos nuestra vida solo respecto a lo aparencial, y esa apariencia limitada se vuelve limitante y tirana.

    Puede que en esa tremenda constricción de una realidad mucho más amplia, se obvie por completo, es más, hasta se castigue y persiga una verdad que, sin embargo, mantiene su persistencia en emerger a bordo del desarrollo y la evolución humana, una verdad que finalmente evidenciaría cómo los límites físicos a los que hemos circunscrito nuestra identidad y esencialidad no son los que pensamos e imponemos, y que, por tanto, quizás no estemos “viviendo”, como hemos consensuado, sino pasando de largo, andando de puntillas “sobre la vida”, “sobre-viviendo”…..

    Contestar
  3. Panacea
    9 enero, 2022

    Entiendo en este párrafo que el término «proteger» tiene un cariz peyorativo, similar a resguardarse o poner escudo a todo aquello que trastoca el organigrama preestablecido, a lo que se espera de la vida; es el recto caminar que tanto se dice.

    Hay otro texto del autor que emplea el mismo término dándole una vocación de inmensidad y esperanza totalmente distinta: «Cuando se derrumban los muros construidos por nuestro intelecto, comenzamos a estar protegidos».

    Al igual que se nos habla de la «benevolencia y sin resignación pasiva, sabiendo que cientos de miles de capacidades están esperando un nuevo lenguaje…», me sugiere otro escrito, en otro contexto, pero que me vuelve a recordar esa espera y esas tantas oportunidades perdidas que se nos ofrecen y no sabemos ver:

    «A veces se comprenden o sienten cosas que aparentan destruir y modificar todo lo que hasta ese momento había sido la brújula de nuestra existencia, el motor de nuestras acciones. Entonces se llega a pensar que toda la vida ha estado equivocada, que lo vivido ha sido estéril. Nos entristecemos porque hacemos que pese más el balance del pasado que la alegría de haber encontrado parte de la verdad en el presente.

    Los vasos quedan en el aire sin llegar a las bocas abiertas a causa del miedo. Su contenido se seca lentamente».

    Contestar

Deja un comentario

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba