Párrafo 4.19

4.19 “Algunos, creyendo haber entendido el mensaje de la libertad, se declaran en rebeldía: son los marginados que todo modelo necesita para perpetuarse. Los dos puntales del modelo son aquellos que han guardado el corazón en el frigorífico y los rebeldes, un modelo cuya estructura la vertebran los desencantados pasivos, los aburridos y los temerosos”.

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

Resulta casi paradójico pensar que, de alguna manera, la rebeldía esté ayudando a que el modelo se perpetúe. No es fácil asociar lo que hoy podría llamarse “antisistema” con el mantenimiento de ese sistema contra el que se lucha. Pero haciendo una analogía entre el modelo social en el que vivimos y el sistema inmune de cada ser humano, se puede llegar a entender que un ataque pueda incluso a ayudar a fortalecerse al objetivo de dicho ataque, ya que va adquiriendo más experiencia, más recursos y más capacidad de reacción.

No supone una amenaza real aquel que desea que las cosas no cambien. Y los que han basado su supervivencia en mantenerse pretendidamente fuera del sistema, lo hacen siempre dependiendo de que los demás nos mantengamos dentro del sistema. Necesitan de su existencia para subsistir.

Si uno de verdad aspira a cambiar la sociedad no empezará por atacarla, sino por desmontarla; y eso requiere conocerla, examinarla y localizar sus fragilidades. Hay que ser un experto en la materia que pretendes transformar.

Simplificando mucho, habría tres sectores sociales muy evidentes: los que viven inmersos en el encanto del adiestramiento, los que viven inmersos en su desencanto con la sociedad y los que no viven inmersos; los que nadan en las aguas del sistema dejando la cabeza fuera para seguir respirando.

Parece claro a estas alturas que la libertad no consiste en hacer lo que uno quiere sino en hacer lo que uno debe. Y con “deber” no me refiero a una obligación moral sino a una responsabilidad individual con el mundo. Quizá la libertad consista entonces en acercarse a descubrir cuál es esa responsabilidad como individuos, en vez de seguir buscando excusas que justifiquen nuestra disconformidad con el entorno, sin dar un solo paso para mover una coma del discurso oficial.

Imagino que la rebeldía puede ser tan estática como el adiestramiento, y desde esa pasividad resulta imposible acercarse al conocimiento. Y el conocimiento debe de ser la única llave que abre las puertas de la libertad.

Dicho esto, ¿alguien ha entendido “el mensaje de la libertad”?

Añade a tu lista

9 Comentarios

  1. Afrodita
    2 diciembre, 2012

    El rebelde, ¿desea en realidad que las cosas cambien?
    ¿Cuántas veces el rebelde no convierte su rebeldía en modo de vida con el que justificar su razón de ser?
    ¿Qué haría, a qué dedicaría su tiempo y sus afanes si una mañana se levantase de la cama y se encontrara con que habían desaparecido las causas que le propiciaron el ser el rebelde, el que sus vecinos y conciudadanos reconocen como “el rebelde”?
    Y no me refiero a que el esa mañana viese las cosas de otro modo, a que al levantarse se percatara de que aquello por lo que se rebeló ha dejado de importarle o lo vea con otros ojos — en realidad dejó de importarle hace mucho, y de verlo y de mirarlo porque todo su interés se centró en ser el rebelde, como un actor que imbuido de su papel se entrega al personaje por entero —, sino a que por la razón que fuere (no importa cuál, imagínese una cualquiera) los móviles habían desaparecido o las causas que ejercieron de detonante habían sido resultas (tampoco hace falta para el supuesto un “cómo”) cayera él en la cuenta de que su rebeldía no era ya necesaria.
    Pero, ¿y su papel?, ¿y su personaje?
    “¿Se termina la representación justo ahora que me lo sé al dedillo y que lo hago tan bien?, ¿ahora que todo el mundo me conoce y reconoce cuando salgo en televisión?, ¿ahora que me he hecho un nombre y labrado un prestigio gracias a mi rebeldía?”.
    Y es que debe de ser muy duro, y además es injusto, ¡maldita sea!
    Y casi, si me apuras, el rebelde se queda tan desorientado y tan perdido que como el que se queda de la noche a la mañana sin trabajo; y, lejos de alegrarse porque la circunstancia que lo llevó a su rebeldía ya no esté y ya no sea, se siente defraudado.
    Pero el rebelde es un “trabajador” nato. No se quedará sentado en un rincón afligido y cruzado de brazos sin saber qué hacer. El rebelde buscará incansable, debajo de las piedras si hace falta, una nueva causa a que entregarse.
    Y, así, mientras haya rebeldes seguirán apareciendo causas.
    Y mientras sigan apareciendo causas seguirán surgiendo y proliferando los rebeldes que el sistema necesita no sólo para perpetuarse sino para fortalecerse.
    ¿Dónde o como se le pone fin a eso?
    ¿Qué pasaría si nos negásemos todos a ser rebeldes?
    Declarándonos en rebeldía contra la rebeldía y proclamándonos hacedores de nuestras vidas y de nuestros mundos y de nuestros destinos.
    No sé cómo se hace; pero tal vez levantándose por la mañana no echando cuentas de cuáles o quiénes son los enemigos que están fuera y echándolas más de a cuántos enemigos, que están dentro y tienen — como el autor ya escribió en algún texto anterior… que, mira, lo he encontrado, el 1.16, aquí os lo pego 1.16 “Bolas de ceniza de antiguas hogueras taponan los oídos e impiden escuchar el silbo de los ángeles. Porque hay un ángel que porta una copa para fundir los miedos y lavar la sangre para regar nuevos paisajes. Y acecha un traidor que tiene tu misma cara y tu mirada de hace un momento, un clon que ocupa el espacio de donde vienes, que quiere que te pares, que te detengas, que pretende que sigas siendo él, que le da terror desaparecer”.) — nuestra misma cara nos doblegamos cada vez que renunciamos a no desprendernos del papel que el sistema nos tiene asignado.
    ¿Y no es eso el colmo de la docilidad?
    ¿No se vendría abajo el sistema, o se tambalearía por lo menos un poco, si haciendo oídos sordos a qué quiere de nosotros nos dedicáramos a Ser y a Vivir?

    Contestar
  2. Luz
    2 diciembre, 2012

    La Esperanza nace con el alma humana.
    Es la diosa del manto que tinta de cobre,
    bordado con los pétalos de lirios,
    emparentada al Deseo, que no deseos.
    Tres mellizas, trenzadas con alma de mago.
    Sueña suspirando con el momento silencioso del corazón del sabio,
    que no sabiondos.
    No apago su vela, aunque se agote la mano que gire la llave, buscando los nidos de las alas del mirlo, los licores de un chamán indio, un regocijo con ojos, la profundidad con el alma… siempre con el tálamo despierto con pan de ángel…
    Saberla, es leer entre líneas con bastón de ciego,
    con intuición atenta,
    …porque sabe de límites.
    Por eso, aunque vista de oro o plata,
    no conoce monedas.
    La llevó el cantero a la cantería,
    el zapatero a los pies derechos de las hadas,
    el herrero al canto de campanas,
    el carpintero a los espacios vacíos,
    el alquimista a los cristales…
    …Por eso, simplemente, es… y haila que irla encontrando,
    bebiendo en las fuentes encantadas,
    sintiendo el fulgor de su vela encendida…
    en donde está la libertad del poder… Ser.
    ¿Digote?
    ¡¡¡Ay, que ya mediofunciona mi neurona!!!.

    Contestar
  3. José
    2 diciembre, 2012

    Yo interpreto que el autor nos propone una libertad diferente a la común. A ese manido libre albedrío de la Etica. Aquella libertad del bien y del mal. La libertad de prosperar como proceso evolutivo, enajenando al objeto. O, la libertad de rebelarnos contra esa enajenación , buscando una enajenación, supuestamente diferente. Estas libertades,ambas, son deterministas, en fin enajenan en vez de liberar.

    La realidad es cambiante, multiforme y nuestra libertad es acorde. No basada en el juicio que estatiza sino en la libertad como transformación constante. En cada pulso se revoluciona nuestro ser y nuestra descripción de ese proceso no puede ser determinista porque es modificada al instante. Es por eso que el lenguaje nuevo supone, no determina, una nueva imagen, un camino sin pausa del Ser. Esa es la libertad que, creo yo, nos propone el autor.

    Contestar
  4. NiAlfaNiOmega
    3 diciembre, 2012

    El que no se haya rebelado alguna vez que tire la primera piedra, y si no que siga dormitando. Autor y Comentador se anotan a lo de Sí pero No, o sea: No hay más verdad que la que yo aquí escribo. ¿Quién de ambos dos ha dejado de leer la historia comparada y se ha puesto a escribir la propia? El uno, y el otro la vocea.

    Contestar
  5. bb
    4 diciembre, 2012

    Sí, claro que todos nos hemos rebelado alguna vez, y las que nos quedan. Lo interesante aquí está en el matiz, para mí nuevo y bastante complejo, que se le da a lo que llamamos rebeldía. Y a cómo algo que, supuestamente, parece querer cambiar el modelo social, quizá lo esté perpetuando. Es una reflexión interesante más allá de que esté uno o no de acuerdo con lo planteado.

    Contestar
  6. María de Magdala
    4 diciembre, 2012

    Debemos entender la libertad en principio como un desarrollo espiritual que conlleva al individuo al conocimiento mistico y sensitivo de sus propias necesidades como ser único y personal .Una vez asumida esta consciencia de sus inquietudes y aspiraciones cabe distinguir las relaciones sociales con los demás individuos que configuran la sociedad ,por lo que la palabra libertad estará sujeta a múltiples versiones dependiendo de los grupos sociales. Otra cosa es discernir del concepto del bien y del mal ,de lo correcto o incorrecto ,pero estamos igualmente asociandolo al pensamiento de grupo con las mismas opiniones.
    Por lo tanto la libertad aceptada debe venir ligada al encuentro y aceptación de tu propia iluminación y compartir con los demás todos los dones ,sabiduría y bienaventuranzas que repercutan en la sociedad de una forma positiva para su enriquecimiento y desarrollo y llegar al descubrimiento de nuevos colores.

    Contestar
  7. NiAlfaNiOmega
    4 diciembre, 2012

    El que se rebela para que todo quede como está, Lampedusa lo sabía, no es el verdadero rebelde que busca el cambio. Ya lo sabemos. Hacen mal autor y comentador en quedarse en esa y ocultar la otra. Otra cosa es que cada uno desee un cierto tipo de rebelión que no conculque sus ideas/vivencias/conocimientos. Sabemos que el cambio está básicamente en nosotros, y después alimentar el cambio en los demás. No hablamos de gatopardos.

    Contestar
  8. Inés
    5 diciembre, 2012

    ” El mensaje de la libertad” por el que preguntas, no puede entenderse.

    Cada uno tiene el suyo, de hecho ha habido una respuesta anticipada, explicada con precisión que ya lo decía- no la mía, por supuesto-

    Él (autor) dice, “pretendiendo haber entendido…” ¿no? , que es eso precisamente.

    Hay una palabra, “el desmonte” que francamente me tiene preocupada. El párrafo entero tiene tela…!
    “hay que ser un experto en la materia que deseas transformar”¿ la materia ajena o la propia?

    Ahora, que tenemos que “montarnos” en nuestras propias fortalezas, que tenemos que confiar en nuestras capacidades, no sólo por nosotros sino por la gente en nuestro entorno, con la que tenemos que reír, llorar si hace falta… vais vosotros casi al unísono y decís que hay que desbaratarlo todo para transformarlo?
    Lo siento pero el discurso me recuerda a la relación alcalde-parque, parque-alcalde que tiene deprimidos a los niños y viejos usuarios de esos parques, y eso porque nadie escucha a los pájaros ni al lamento de las fuentes, o de los árboles.

    ¿O es que tu discurso es reflejo de sentimientos profundos e interiores ? ¿de las pretendidas ideologías individuales? Si es así, entonces lo entiendo, “desbarataros” todo lo que queráis, ya veréis que bien responde el sistema inmune.

    No entiendo nada de estos discursos que etiquetan a rebeldes y a sumisos al antojo
    “libre” de unos tiempos y espacios y por tanto de una realidad que a vosotros os será cercana, no lo dudo, pero que desde fuera se ve de otra manera.

    La libertad individual se siente cuando sigues alegrándote de la naturaleza que compartes, cuando puedes reírte, cuando el otro, que objetivamente está mucho peor que tu, va y te cuenta un chiste, cuando sigues descubriendo, y es que lo de fuera es tan enorme, hay tanto arte por ahí para el que se atreve a descubrirlo!
    Las libertades son otra cosa, están en manos de unos pocos, muy pocos, que no se esconden ya ni siquiera, decretan, roban, matan, indultan y mancillan a rostro abierto, esos son los que desmontan y destruyen no sólo economías sino corazones y por lo que por favor, las victimas existen, son otras muy diferentes a las “víctimas ” de las que habla Eduardo, hoy las llaman, “daños colaterales”.

    Contestar
  9. Bernabé y Tirso
    9 diciembre, 2012

    La libertad es un don del individuo, que se logra a partir de la lucha interna en pos de la ruptura de las dependencias internas, tus necesidades ancladas, y tus ilusiones imaginarias, Conseguir vencer el miedo a dejar de solo ser el conjunto de tus estados, y aventurarse a estar más allá de uno, entregarse a una fuerza sobrenatural que está más allá de la razón, e integrarse en ella eliminando la propia voluntad, es el descomunal trabajo que hay que hacer para lograrlo.

    El combate entre ese yo con vocación de trascendencia, y el ego que pugna por perpetuarse, es la escena ancestral y primigenia del hombre. Ha adquirido fuerza en el mundo en el que vivimos, hacer un paralelismo fácil y tramposo trastocando los personajes de esa realidad, trasladando fuera de nosotros al ego y asemejándolo a los poderes del mundo, de manera que la previsible derrota siempre recaiga sobre los demás, y nunca sobre uno mismo. Es el pretexto perfecto para justificar la pasividad, la falta de aventura y el miedo atávico al cambio individual.

    Un mínimo análisis nos proporcionará una visión del juego diferente. Los poderosos, desde un cierto punto de vista social, no son sino una consecuencia del baile de egos en los que nuestra sociedad se encuentra. Unos estamentos que ponen en evidencia la fuerza y el poder de esa construcción individual, ante la cual solo es posible combatirlo desde la propias instancias personales, pero conjuntamente, haciendo patéticas, ridículas e irrelevantes los propósitos de dominación que las caracterizan.

    Contestar

Deja un comentario

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba