Párrafo 4.24

4.24 “El fuego es el símbolo de la energía liberada, liberar la energía es abrir la compuerta de la esclavitud y la sumisión porque hay que llegar a saber que se puede dejar de estar subordinado al dolor. Desde la consciencia embargada por una depresión latente que rompe la esperanza, el hombre mezcla constantemente sufrimiento y afecto; como si ello fuese una ley superior, oprime y fatiga al que quiere para luego liberar su sufrimiento con un acto irresponsable de peregrinación por los caminos del infierno”.

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

Da la sensación de que durante algunas épocas de nuestras vidas, nos acostumbramos a vivir con dolor. Sobre todo, cuando tenemos presentes acontecimientos que “nos han marcado”; una pérdida, una ruptura, una enfermedad, una frase o una mirada…

Entramos ahí (en el agujero) pensando, a veces con cierta alegría, que nunca saldremos. Porque en algunos momentos recoforta pensar que no va a cambiar nada y que, por mal que estén las cosas, al menos son cosas ya conocidas y sobre las que sentimos que tenemos el control. Y ante el terror al cambio, no somos capaces de imaginar que la alegría real podría llegar precisamente a través de esos cambios.

Para salir del agujero a menudo tendemos a aferramos al otro, encendiendo así la mecha de una bomba. Cometemos el error de exigir que nos salven, pero a nuestra manera, no a la suya, y si el otro no lo hace, tenemos la excusa idónea para seguir justificando nuestro estado, nuestros hábitos y nuestra tristeza. La mezcla de sufrimiento y afecto puede ser desquiciante.

Pero si fuéramos capaces de asumir nuestro estado, estaríamos más cerca de poder transformarlo. Si entendemos que nuestro estado aún está lejos de nuestro ser esencial, y que estar vivo requiere un trabajo constante de autoconocimiento, podemos incluso llegar a intuir que se puede vivir sin dolor. Podemos acercarnos así a discernir de dónde vienen las trabas y las huellas aprendidas de malas experiencias, que acechan constantemente esperando emborronar la consciencia, mezclándolo todo, generando conflictos y frustración.

Cuesta mucho entender que el enemigo no es el otro. El enemigo lo llevamos puesto y es dentro de nosotros donde se ubica el ring de batalla. Y es también dentro de nosotros donde debemos encender la chispa de transformación y de fuerza para no caer una y otra vez en un deterioro bochornoso con uno mismo y con los demás. Es en estos momentos cuando se debiera pactar con el enemigo; con el virus del sufrimiento.

En cuanto uno entiende de dónde viene lo suyo, puede mirar al otro con mayor entendimiento, sin señalarlo continuamente como autor y responsable de sus desgracias.

El hecho de observar al otro, de ponernos más al servicio del otro, no para someternos, sino para entregarnos, nos ayuda a quitarnos importancia. Nuestro “rollo” importa, pero no más que la persona que se pone delante de nosotros, precisamente para que no sigamos alimentando nuestro ego.

Más amor hacia nos-otros: cuesta mucho creer que todo ser humano es sagrado, cuesta mucho entender el amor y llegar al amor, pero todavía costará más si no vemos que en la palabra nosotros, el “otros” está incluido.

… Y más humor liberador… elevador de almas hacia la frontera del disparate,  en donde muchas energías se liberan para teñir con sus colores nuestras conciencias apesadumbradas por las rutinas, las obsesiones y los miedos. Que no nos falte el humor…

 

Añade a tu lista

14 Comentarios

  1. Manolo
    13 enero, 2013

    Es verdad que, cuando sufres, y tienes cerca a una persona que te quiere, es fácil cargarle con la responsabilidad de que te quite ese sufrimiento. “Si me quiere, que se implique, que me ayude”. Eso lo hemos pensado todos. Es una forma de descargarme de mi propia responsabilidad para afrontar mis problemas y limpiarme de sufrimientos.

    No hacerlo así, significaría admitir que, independientemente de cuánta responsabilidad tenga el mundo o las personas que me rodean, en la génesis de mis problemas, su solución depende básicamente de lo que yo haga conmigo. Significaría renunciar al victimismo y a la autocompasión.

    Esto tiene también una fácil aplicación al ámbito de nuestra sociedad. ¿Hay algún político que renuncie al fácil recurso de buscar culpables fuera y que, además, se atreva a decirle a la gente que cada uno tiene que considerarse el máximo responsable de resolver sus problemas?

    Si todos nos considerásemos adultos de verdad, esto tendría que ser moneda corriente. Una democracia auténtica, en la que todos jugáramos a ser adultos, debería partir de la base de que cada uno debe ser responsable de afrontar sus problemas. Y solo después tendríamos que hablar de las responsabilidades del resto de la sociedad y del Estado, que también las tienen.

    Contestar
  2. Rafa
    13 enero, 2013

    RESPONSABILIDAD
    Te permite reflexionar?, orientar?, valorar? tus acciones. ¿es un COMPROMISO? , ¿es la obligación de reparar un error?, ¿es hacia los demas o hacia tí mismo? ¿el término, tiene que ver con darse respuestas que te acerquen a tí mismo?.

    INFIERNO?.- En la Teología es una de las cuatro postrimerías del hombre. No se le
    considera un lugar, sino un estado de sufrimiento.

    DOLOR.- Es una experiencia sensorial y emocional SUBJETIVA, generalmente desagradable que pueden experimentar los seres vivos que disponen de un sistema nervioso. Yo me pregunto, cuando sentimos dolor por la pérdida de un ser querido, ¿es por nosotros mismos?, ¿porque no vamos a saber estar con la falta física de esa persona o por alguna otra razón?.

    ConSciencia. Conocimiento interior, conocimiento reflexivo de las cosas.

    Dicen que la madurez, es el resultado de no sufrir por lo inevitable, y aceptar el cambio es con toda seguridad aceptar lo inevitable.

    En fín como dice un poeta , amigo mío, la luz redime la tristeza.

    Se encuentran dos señores , y uno le dice al otro, he perdido a mi mujer, que curioso igual que yo, responde el primero, pues vamos a buscarlas, ¿ como es su mujer?, la mía alta…, rubia…. guapa…, ¿y la suya?, y el interpelado responde; es igual vamos a buscar los dos a la suya.

    (es un chiste, perdonarme la libertad.)

    Al aventurero: yo opino que todos los acontecimientos nos han marcado, aunque

    efectivamente, no deben de condicionar nuestro futuro, ni nuestro pasado.

    Contestar
    • LUz
      14 enero, 2013

      ¿Es algo que se tiene o qué se construye desde el artificio mental, postural y conceptual para encajarlo como sea, a capón, en un plan? Porque para mí el concepto de castigo, sufrimiento, dolor…se me ha ido inscribiendo intelectualmente como algo social y educativo.

      Contestar
    • Inés
      14 enero, 2013

      Me parece interesante lo que dices, y me gustaría compartir desde mi creencia-por tanto sin absolutos- y también desde mi experiencia- menos aún absoluta. Diría que totalmente “Inesisada por tó los lados”.
      A tus primeras preguntas, tan todas de golpes (me gusta)
      – SI, a todo, todo junto.

      INFIERNO: (ni idea, no he estado nunca allí)
      No puedo imaginar nada peor de lo que ya se ha visto se ve y se verá por estos lares, pero yo, santa quiero seguir siendo pa que no me lleve ningún demonio, por si acaso.
      (El otro día, porque soy aún muy inculta, me enteré de las palabras “íncubos y súcubos o algo así, y la verdad es que me reí mucho, quizás después de todo…enfín)

      DOLOR: Aquí me pongo seria (docta).
      Si, es por supuesto un acto SUBJETIVO, en principio, imagino que sabrás de una enfermedad genética terrible en la que los individuos no sienten dolor físico, -cuando les pinchan, digo-realmente lo pasan muy mal.
      Pero -ahora invento- creo que hay dolor deferido, o referido, o ambos, creo que dolemos porque somos mortales, a mi me duele el dolor ajeno, me duele, no lo sufro, coincido con opiniones dichas aquí, en las que realmente el mundo duele, simplemente porque me siento un trocito.
      Por tanto a tus siguientes preguntas, las más importantes de todas, desde mi punto de vista mis respuestas serían:
      – Por nosotros mismos y por los que también sienten lo mismo,. Añado más palabras a ese dolor sin embargo, porque una pérdida lleva un proceso, primero, parece que te arranquen el corazón, y es cierto, porque en el corazón van los “nuestros” y los nuestros son tan infinitos como uno los sienta, puede ser alguien cercano o lejano,..después llega la pena, la tristeza, la añoranza y la melancolía y al final debe llegar la alegría, el reconocimiento de todo lo que nos dio ese Ser que ya no está, pero que sigue estando…pero claro, la razón nos dice que no, que no vamos a saber estar con esa persona, que ya no será lo mismo, que podía haber sido..etc, ¿humanos?
      Pues claro, aunque una aspira a diosa todos los días, va a ser que no, por el momento.

      Por último, señor, disiento absolutamente:
      Todos los acontecimientos condicionarán nuestro futuro, por eso cada día las células queman con oxigeno, y en esa combustión vivimos y a la vez nos desgastamos.. pero quede aquí dicho que yo
      ¡No me quiero morí, que no que no, y lucharé lo que haga falta!
      (para vivir en paz mientras lo hago).

      Contestar
  3. Ari guari-guari popoó. Mushuringá
    14 enero, 2013

    Yo también la buscaría, a la mujer guapa del otro amigo.
    Ahora bien, dado la sonora crítica que ha hecho FORGES (el historietista) me lo pensaría dos veces. He aquí lo que acaba de publicar:

    FORGES
    El triunfo de los mediocres:

    Quienes me conocen saben de mis credos e idearios. Por encima de éstos, creo que ha llegado la hora de ser sincero. Es, de todo punto, necesario hacer un profundo y sincero ejercicio de autocrítica, tomando, sin que sirva de precedente, la seriedad por bandera.
    Quizá ha llegado la hora de aceptar que nuestra crisis es más que económica, va más allá de estos o aquellos políticos, de la codicia de los banqueros o la prima de riesgo.
    Asumir que nuestros problemas no se terminarán cambiando a un partido por otro, con otra batería de medidas urgentes, con una huelga general, o echándonos a la calle para protestar los unos contra los otros.
    Reconocer que el principal problema de España no es Grecia, el euro o la señora Merkel.
    Admitir, para tratar de corregirlo, que nos hemos convertido en un país mediocre. Ningún país alcanza semejante condición de la noche a la mañana. Tampoco en tres o cuatro años. Es el resultado de una cadena que comienza en la escuela y termina en la clase dirigente.
    Hemos creado una cultura en la que los mediocres son los alumnos más populares en el colegio, los primeros en ser ascendidos en la oficina, los que más se hacen escuchar en los medios de comunicación y a los únicos que votamos en las elecciones, sin importar lo que hagan, alguien cuya carrera política o profesional desconocemos por completo, si es que la hay. Tan solo porque son de los nuestros.
    Estamos tan acostumbrados a nuestra mediocridad que hemos terminado por aceptarla como el estado natural de las cosas. Sus excepciones, casi siempre, reducidas al deporte, nos sirven para negar la evidencia.
    – Mediocre es un país donde sus habitantes pasan una media de 134 minutos al día frente a un televisor que muestra principalmente basura.
    – Mediocre es un país que en toda la democracia no ha dado un solo presidente que hablara inglés o tuviera unos mínimos conocimientos sobre política internacional.
    – Mediocre es el único país del mundo que, en su sectarismo rancio, ha conseguido dividir, incluso, a las asociaciones de víctimas del terrorismo.
    – Mediocre es un país que ha reformado su sistema educativo tres veces en tres décadas hasta situar a sus estudiantes a la cola del mundo desarrollado.
    – Mediocre es un país que tiene dos universidades entre las 10 más antiguas de Europa, pero, sin embargo, no tiene una sola universidad entre las 150 mejores del mundo y fuerza a sus mejores investigadores a exiliarse para sobrevivir.
    – Mediocre es un país con una cuarta parte de su población en paro, que sin embargo, encuentra más motivos para indignarse cuando los guiñoles de un país vecino bromean sobre sus deportistas.
    – Mediocre es un país donde la brillantez del otro provoca recelo, la creatividad es marginada -cuando no robada impunemente- y la independencia sancionada.
    – Mediocre es un país en cuyas instituciones públicas se encuentran dirigentes políticos que, en un 48 % de los casos, jamás ejercieron sus respectivas profesiones, pero que encontraron en la Política el más relevante modo de vida.
    – Es Mediocre un país que ha hecho de la mediocridad la gran aspiración nacional, perseguida sin complejos por esos miles de jóvenes que buscan ocupar la próxima plaza en el concurso Gran Hermano, por políticos que insultan sin aportar una idea, por jefes que se rodean de mediocres para disimular su propia mediocridad y por estudiantes que ridiculizan al compañero que se esfuerza.
    – Mediocre es un país que ha permitido, fomentado y celebrado el triunfo de los mediocres, arrinconando la excelencia hasta dejarle dos opciones: marcharse o dejarse engullir por la imparable marea gris de la mediocridad.
    – Es Mediocre un país, a qué negarlo, que, para lucir sin complejos su enseña nacional, necesita la motivación de algún éxito deportivo.

    ANTONIO FRAGUAS DE PABLOS (FORGES)

    O sea, antes de sabidurizarnos, mejor desmediocrizarnos. Es decir, traducido: Dejemos de Egotizarnos zafiamente.

    Contestar
    • Anónimo
      16 enero, 2013

      Y antes de todo eso vamos a informarnos:
      http://davidjimenezblog.com/2012/07/25/el-articulo-que-crei-haber-escrito/

      Contestar
      • Afrodita
        17 enero, 2013

        ¿Antes de qué todo vamos a informarnos?
        Una cosa es acudir a un blog y, si se desea o se tiene algo que decir al respecto, decir algo, y una vez dicho ese algo invitar a los otros lectores a visitar otro blog u otra página propio o ajeno; y otra llegar y, así, a secas y de buenas a primeras dejar un enlace sin más ni más. Lo segundo, que tu has hecho, no es una forma ni elegante ni correcta de proceder.
        Además, he ido yo muy inocente (y a pesar de todo) al enlace del artículo que, por lo visto, creíste haber escrito, y todo lo que he sacado en claro es que el ordenador se bloquee y tener que reiniciarlo.
        Pensando (aunque indignada) que, bueno, habría sido casualidad, he vuelto a intentarlo y me ha vuelto a pasar, lo mismo.
        En fin…

        Contestar
        • El mismo anónimo
          17 enero, 2013

          Querida Afrodita, con todo el cariño:
          El comentario iba dirigido a Ari guari-guari popoó. Mushuringá, que tiene la costumbre de decirnos a los demás lo que tenemos que hacer (en este caso desmediocrizarnos; o sea, egotizarnos zafiamente) y atribuye a Forges la paternidad de un texto que no ha escrito. Su autor (el del texto) es David Jiménez, que es el responsable del blog al que dirigía, y dirige, el enlace (salvo en tu ordenador).
          A lo mejor estaba de Dios que te tenías que indignar y ha utilizado lo que tenía más a mano: la tecnología.

          Contestar
          • Afrodita
            17 enero, 2013

            Pues no tengo, Anónimo, el menor problema en pedirte disculpas. Como aquí no es posible saber quién es quién ni de qué va, y como a veces hay intervenciones latosas se pone una, como ha sido mi caso, un poquito en guardia…
            De todos modos es cierto que el no poder abrir el enlace – y no poder leerlo – me mosqueó, luego una amiga que dice que ella lo abre sin problema.
            Así que nada, todo aclarado. Y voy a intentar de nuevo abrirlo y leerlo.
            Un saludo.

          • Ari guari-guari popoó. Mushuringá
            18 enero, 2013

            Escriba el texto quien lo escriba, y a Forges que alguien lo haya colocado por medio, y yo creo que de alguna forma lo está, lo cierto es que lo importante no es tal autor, al parecer según el anónimo de turno, David Jiménez, con todos los respetos de la propiedad intelectual para él, sino lo que se dice y que yo no digo aunque apoyo y comento. Y de paso recomiendo al anónimo de turno que se lea a Eckhart Tolle en “Un nuevo mundo, Ahora”. Muy correspondiente con las 49…, y demás. Y repito lo emparentizado por el propio.
            Y colar argumentaciones recomendables es costumbre que tiene aquí, en éste blog de comentarios, todo quisky escribiente. Lo cual es óbice y natural.
            Y por cierto, el enlace estaba fatal y el bloqueo evidente.

        • Ari guari-guari popoó. Mushuringá
          18 enero, 2013

          Para el “Anónimo” de turno, que al parecer es diurno habitual.
          Digo lo mismo que Afrodita, cabreada como yo, que ingenua y cordialmente intentamos percudir en tu enlace y se nos bloqueó la cosa. Que perverso el mensajero, y encima nos dice que era para mí, que soy un santo guaraní. Otro sí, también.

          Contestar
  4. Atila
    16 enero, 2013

    Y si vienes a este mundo lleno de genes depresivos tanto de la materna como la materna y mas tarde te dicen que lo tuyo es una deprresion endogena¿como hacer?. Y cuando todo el mundo te dice que de pqueño o adolescente eras una castañuela, pues de eso nada porque por las noches y todo el mundo dormia, llorabas y el corazon con tan fuertes latidos tampoco te dejaba descansar.
    Pues aprender a convivir con ella y despues el sentido del humor es impotantisimo y te ayuda a no doblagarte ante esos genes que te han tocado.
    A veces, si que estas en un infierno y la tristeza y el cansancio parece que van a vencer y encima te dicen que si estuvieras en el campo cavando no te pasaria nada, pues te dan ganas de clavarle un cuchillo al que dijo semejante cosa.
    Bueno , te das la media cuelta y ver como liberarte de ese estado, tu sabes que lo que tienes es dificil curar pero por ejemplo en esos estados de soledad que tu mismo buscas, aprendes a no darle la lata a los que conviven contigo, procurar que no se note, aprender a ayudar a otros y procurar que la sonrisa este siempre presente, a los intimos puedes decirles algo pero sin abusar, sobre todo cuando te entran los periodos de cansancio y se empeñan en que vayas de aca para alla, y con la familia ser mas cariñoso que nunca y ameno, cuando padeces de esta enfermedad tambien eres mas sensible y te das cuenta de muchas cosas y sobre captas a veces quiza mas de la cuenta.

    Contestar
  5. Afrodita
    17 enero, 2013

    Atila, tienes mucha razón. Ese tipo de sufrimiento del que hablas es bastante terrible porque cuando se lo trata de mirar objetivamente se entiende, desde la razón, que no está justificado, o que no hay un detonante concreto, o directo, o ligado al mundo de la consciencia que lo desencadene y que pueda dar una pista de la que echar mano para entender por qué está ahí, y por qué es tan doloroso.
    Ciertamente todo el mundo sufre, de una manera u otra; pero cuando el sufrimiento no lo causa algo directamente relacionado con el “mi yo”, o con los “mis afectos”, o los “mis intereses”, cuando el pequeño mundillo propio está en un orden más o menos aceptable y es el aire que se respira lo que parece doler, y los sonidos y los silencios, y las distancias, y las cercanías, y los colores… Quiero decir, cuando el sufrimiento no es algo contra lo que se pueda echar mano para utilizar como paliativo o argumento… Cuando te preguntan “¿qué te pasa?” y entiendes que desde la razón lo único que puedes responder es “nada, no me pasa nada”…
    Bueno, a modo de consuelo (anda, mira, y termino de escribir en el párrafo anterior que no hay ninguno) se me ocurre preguntarme dónde están los límites, las fronteras de esos pequeños mundos individuales que, en algunas personas, o muchas personas, parecen trazados en un materias rígido e ignífugo e impermeable e irrompible y…
    Pero, ¿es de veras deseable esa invulnerabilidad que desde el sufrimiento se observa como liberadora, con una cierta envidia?
    No lo sé; aunque creo que no. Y que es necesario que el mundo duela para poder ser consciente del deseo profundo de que el mundo cambie. Una forma tal vez egoísta en el fondo, pero un egoísmo a, a fin de cuentas, a fondo perdido porque todos sabemos que el mundo no va a experimentar un cambio sensible o perceptible en lo que pueda abarcar una vida o una generación. Y, sin embargo, se intenta, o se aspira o se sueña…
    Me he marcado un discurso que no sé si tiene pies o cabeza y ni siquiera releo. Me limito a dar al corrector automático y, allá que va…
    Alicia/Afrodita

    Contestar
  6. José
    19 enero, 2013

    El autor ahonda, paso a paso, en el asunto de la transformación , del cambio “absoluto”. Esa es la Libertad, la de imaginar un mundo siempre opuesto a lo impuesto. Sin desconocer la ética de la acción, se adentra en la estética de la acción, en la enseñanza “mayor”, en lo que nos asemeja al “creador”. Se que esto es complejo y me puedo enredar en una Filosofía de la Historia. Pero es que, para mí, el autor va por esos altos caminos.

    El asunto de la Ética y la responsabilidad es parte de la etapa. Pero no es que la responsabilidad sea algo independiente de la justicia, de la felicidad dentro de un orden social, etc.

    Para mi, el autor, me hace mirar a la superación constante de nuestro mundo atado al ego.

    Contestar

Deja un comentario

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba