Párrafo 5.17

5.17 “Desde las investigaciones que se vienen desarrollando en torno al genoma se ha llegado a afirmar que podrán ser determinados los orígenes de cada imperfección. En ese discurso un poco infantil no se precisa qué es la imperfección, o quién o cómo se determina el modelo de perfección deseado. Parece que se piensa que un gen origina un fenotipo, y ello es absolutamente falso, porque una reacción del carácter, aun suponiendo que fuese fija, está determinada por un conjunto de genes y potenciada por lo ambiental. Probablemente toda enfermedad es patrocinada desde la influencia de uno o varios genes, e incluso en el conjunto del DNA estén contenidas todas las posibilidades, desde aberraciones desconocidas hasta cualidades sorprendentes”.

5_17

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

Las modas determinan el estereotipo de la perfección. En la mujer, hoy, delgadez extrema, labios grandes, nariz pequeña. ¡Como si eso tuviera algo que ver con belleza o perfección! Intelectualmente, en hombres y mujeres, el estereotipo está relacionado con la capacidad de solucionar problemas mecánicos y cotidianos a gran velocidad. ¡Como si eso tuviera que ver con la sensibilidad o la capacidad de ver más allá de la apariencia!

Desde estos estereotipos, la selección (manipulación) genética aspiraría a eliminar “imperfecciones”, es decir, todo lo que nos alejara del canon; que, en una sociedad adoradora de una igualdad a la baja, serían consideradas prácticamente “enfermedades”.

Precisamente, mucho de lo que el estereotipo social llama “imperfección”, a corregir en una genética canónica, es lo único que puede sacarnos de esta caspa social en la que nos movemos. ¿A qué me refiero? Lo que la sociedad considera imperfecciones, son las herramientas ideales para erosionar el modelo y provocar un imprescindible cambio social.

¿Y qué ocurre si al héroe, venido de otros tiempos y espacios con unas armas determinadas para cumplir con su destino, le consiguen convencer, a base de mucha doctrina, de que sus armas están dobladas y desafiladas y para nada sirven en este mundo? ¿Y si el héroe llegara a creerse que sus virtudes son “imperfecciones”? El leviatán habría ganado la batalla y la sociedad seguiría adorando al becerro de oro del estereotipo; confundiéndolo con el profundo arquetipo que el héroe aguarda a despertar.

Pero los héroes llegan a oleadas, cargados de “imperfeccciones” que agujerean el modelo. En realidad, en toda persona está escondido el héroe que derrotará al leviatán, ya que en el conjunto del DNA están contenidas todas las posibilidades, incluidas las cualidades más asombrosas.

Añade a tu lista

6 Comentarios

  1. Ulises
    2 junio, 2013

    La idea de que “en el conjunto del ADN estén contenidas todas las posibilidades, desde aberraciones desconocidas hasta cualidades sorprendentes” tiene para mí enormes implicaciones.

    La primera es la extraordinaria importancia que adquiere el ADN, que excede con mucho a la que le da la Biología, que ya de por sí es muy elevada.

    La segunda es que nuestro principal objetivo durante la vida debería ser el tratar de activar, de extraer, de poner en funcionamiento, las buenas “cualidades sorprendentes” del ADN y que, bajo ningún concepto, se despertasen sus potenciales aberraciones, o al menos quedasen compensadas por el efecto de las buenas..

    ¿Y esto, cómo podría hacerse? ¿En qué parte del ADN están esondidas estas “posibilidades”?. No parece que estén en la parte más conocida, en esa pequeña fracción en donde están los genes y en donde se generan las instrucciones para la producción de proteínas. ¿Estarán en esa gran zona, menos conocida, que vulgarmente se le ha dado por llamar el ADN basura? Y dando un paso más, ¿sería posible que en el ADN hubiera algún componente sutil, alguna energía oscura, que fuera el último responsable de estas posibilidades extraordinarias?

    Evidentemente no tengo respuesta a estas preguntas, aunque me inclino por la última antes citada. En cualquier caso, me sospecho que a medida que se progrese en el conocimiento del ADN, va a ser éste una continua fuente de sorpresas.

    Contestar
    • José
      3 junio, 2013

      Ulises, muy interesante comentario que me abre una vía para enfocar, e investigar, el parrafo de Perez de Carrera. Gracias

      Contestar
  2. Alicia/Afrodita
    4 junio, 2013

    El sabor de una fruta, el olor de un perfume, a una persona le gusta y a otra no.
    ¿Eso sucede porque un mismo sabor, de una misma manzana por ejemplo, le sabe diferente a una que a otra; o les sabe igual pero tienen opinión distinta de qué es buen sabor?
    ¿Es un error el que comete la manzana por no gustar a uno?
    ¿Es equivocada la opinión del otro, a quien sí gusta?
    Son preguntas absurdas que vaya usted a saber cuál es la respuesta, o quién la tiene. O si hay tantas respuestas como personas capaces de paladear y de opinar.
    ¿Y no existe la diversidad por obra y gracia (y por fortuna) de, entre otras cosas, una concatenación de la infinidad de errores de opinión y de apreciación de todos los que estamos en el mundo?
    No entiendo de arte, no sé cuándo es bueno un cuadro y cuándo no; pero como veo lo diferentes que son los de Picasso de los de Velázquez sí entiendo que qué suerte que alguno (o los dos) estuviese teniendo una opinión equivocada o una percepción errónea.
    Sin lo que cada cual a nuestro modo entendemos como imperfecto, si todo reflejo de una misma realidad fuera perfecto y por lo tanto idéntico para todos y desde todos los que la reflejamos, ¿merecería la pena pintar cuadros?, ¿merecería la pena mirar unas segundas Meninas exactas a las primeras?
    Y los músicos, y los poetas, y los actores, y los directores de cine y de teatro…
    ¿Para qué buscar la perfección si, total, la perfección no va a tener más encanto que el de ser idéntica a sí misma?
    Bueno, que a lo mejor buscarla sí. Pero no encontrarla. Lo bueno es buscarla siempre y no encontrarla nunca. Y seguir buscando. Y alcanzar nuevos logros, todos y cada uno diferentes del logro anterior, y todos imperfectos.
    Y, un día, en justo castigo… ¿por qué, por terminar la búsqueda, el empeño, y misión cumplida tumbarse panza arriba a celebrarlo? No sé, pero en castigo (lo de justo me lo puedo saltar) se alcanza la perfección y se acaba el afán y — perdón pero es que es una frase, la siguiente, que me sale siempre hecha — se jode el invento porque y después de la perfección, ¿qué?
    O un ama de casa cocinando unas lentejas.
    ¿No les salen diferentes a todas? ¿No nos encantaba a todos, de niños, comer en casa de alguna vecina lo mismo pero distinto de cómo lo cocinaba nuestra madre?
    ¿Quién soportaría, un día tras otro, perfección y sólo perfección a todas horas?
    La única respuesta que se me ocurre es que nada más los seres perfectos.
    Que puede estar muy bien, que no digo que no. Pero cuando todos seamos perfectos nuestro mundo lo será también. Y ya no haremos falta. Y el mundo no hará falta. Y se terminará y nos tendremos que ir, a buscar otro.
    Y otra vez a perseguir la perfección nuestra y nueva que malogrará la imperfección de ese nuevo mundo a estrenar. Y otra vez se joderá el invento. Pero de forma diferente, eso sí y gracias a Dios… Que parece que, para cada paso evolutivo, maquinase una vuelta más de tuerca, un nuevo obstáculo, reto que superar que… “¿pero y esto aquí?”.

    Contestar
  3. Beucis
    6 junio, 2013

    En el hombre existe la posibilidad de modificarse y modificar a los demás. Genes, un entorno positivo o destructivo, familia, educación, inducen en la elección del recorrido vital. Cuando se detiene en el cruce de caminos y reflexiona, y se implica en la responsabilidad sobre la elección correcta o la desafortunada; en las opciones positivas o negativas, en las aberraciones o cualidades sorprendentes contenidas en el ADN, se tendrá que reconocer en todas y cada una de ellas con sus luces y con sus sombras, y aceptarse.

    Italo Calvino describe el drama del” Vizconde Demediado”, que en el campo de batalla es escindido en dos mitades. Cada parte vivirá su realidad: el bueno, arrastra su debilidad, cada vez mas endeble y despotenciado; la parte oscura del Vizconde, desorbitada, perversa, sin límites, fuerte. Después de combatir durante la vida, a lo largo de pasos de tiempo, logran encontrarse e integrarse, con sus nuevas experiencias y memorias. Este ser nuevo se ha modificado y modifica a los otros.

    Creo yo que nuestra tarea es aceptar que en cada uno de nosotros están todas las posibilidades. Perfección, imperfección, aberraciones y grandeza; nuestra tarea no es ocultar; es descubrir, aceptar la dualidad, paso necesario para transcenderla y llegar a ”la aventura del pensamiento trinitario”

    Contestar
  4. Mandrágora
    6 junio, 2013

    Me resulta especialmente llamativo el tratamiento que se da en este párrafo a todas las posibilidades, tanto negativas —que llega a llamar «aberraciones»— como positivas —«cualidades sorprendentes»—. ¿Que en cada ser humano habitan las dos caras de una misma moneda?, es sabido y ya ha sido tratado de forma reiterada en este blog. Otra cosa distinta es, y me pregunto, por qué se instala más concretamente un tipo de genes que otro haciendo que la caracterología de un ser humano pueda abrir un abanico tan amplio; dicho de otro modo, por qué un individuo puede arrogarse el papel de llegar a ser hasta demoniaco si socialmente todos sabemos qué es lo aceptado y cómo nos gustaría que los demás nos vieran.

    Dice Ulises en su comentario que de ninguna manera deberían despertarse como objetivo en la vida esas potenciales aberraciones. Pues no lo tengo tan claro. ¿No habrá que plantearse el incorporar lo aberrante que deja asomar, o claramente se instala, como algo más a subsanar y que no debes eludir porque en ti se haya? Si como dice el autor en el DNA están contenidas todas las posibilidad, ¿por qué eludir una parte? Cuando lo negativo no aflora, ¿es porque no existe o porque si no se deja mostrar se canaliza por otras vertientes, por ejemplo, la enfermedad? Lo uno no es aceptado, lo otro sí. A quién no le gusta que le juzguen como «buena persona», ¿pero no dejará de ser un entorpecimiento para conectar con nuestra realidad profunda el querer asemejarse a un estereotipo? Para poder acceder a todas esas cualidades sorprendentes, ¿qué hacer con el otro plato de la balanza?; si ahí está ¿será por algo?

    Posiblemente toque en algún momento de la vida, aceptando e incorporando la incomprensión y falta de tolerancia, darle tratamiento oportuno a todo aquello que dificulte acceder a lo que parece uno es.

    Contestar
  5. Carmen
    7 junio, 2013

    Desde mi profunda ignorancia biológica me impresiona reflexionar sobre la gran potencia que encerramos sin ser muy conscientes de ello. Para empezar ya me parece un milagro todo el proceso de la vida en el ser humano pero si encima pienso en sus posibilidades se me pone la carne de gallina. Y me pregunto ¿qué hace falta para que nos desarrollemos en un plano de consciencia más elevado?. Porque estamos hartos de rezongar contra el casposo modelo de sociedad en el que nos movemos, pero este modelo lo hacemos y propiciamos entre todos. Y nos dejamos pastorear por quienes no detentan un grado más de conciencia que cualquier otro, aunque sí grados más elevados de deseo de poder.
    Así que si en nosotros existe ese potencial magnífico (y prefiero referirme a las virtudes, no a las aberraciones) me reitero en preguntarme por qué somos como somos y estamos en estado tan pedestre, por qué nos cuesta tanto avanzar un paso más en humanidad.
    Otra cuestión que me surge es si los pensamientos también están patrocinados por uno o varios genes. ¿Qué son los pensamientos, de dónde surgen, a dónde van?

    Contestar

Deja un comentario

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba