Párrafo 5.2

5.2 “Se pretende difundir el argumento de que hay un gen especializado para cada cosa, y que la mayoría de las actividades que se han ido diseñando en base a la necesidad, cierta o incierta, o a la pulsión del divertimento evasivo, son consecuencia y a su vez están dominadas por una acción genética determinista que insta y obliga a una forma de comportamiento que recorra un circuito determinado de la consciencia”.

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

¿Es nuestra genética el límite de lo que somos?

La especialización funcional, tan de moda en nuestra sociedad, nos conduce a profundizar en el conocimiento de campos muy concretos para supuestamente acordonar el funcionamiento de algo minúsculo en la inmensidad de lo que existe, y a esas personas les llamamos expertos. Todos estamos hartos de mirar listas de cientos de especializaciones en función de si te duele el dedo gordo de un pie o las lumbares, olvidando que pueden estar íntimamente relacionados. Nadie pensaría que los meloncitos de nuestra dermis tienen que ver mucho con nuestras neuronas, pero la realidad es que tienen el mismo origen embrionario, las células de la cresta neural. ¿No será que a lo mejor los dos están implicados en el pensamiento?

Sin explayarnos en más casos de esta índole, esta especie de separación mecanicista cartesiana de los seres humanos nos infunde la sensación de que cada parte existe independientemente del resto, en un intento reduccionista de abordar la complejidad de nuestro funcionamiento. Pero, ¿existe alguna célula que no tenga la esencia de las demás? Quizás estemos asumiendo erróneamente que conociendo todos los posibles genes de un individuo podemos llegar a saber cómo funcionará dicho individuo, como si hacer una casa consistiera en poner ladrillos y cemento todo junto a granel. Parece pues que habría que preguntarse por el “jefe de obra” o “concertino” aquél que sabe las proporciones de cada cosa para que ninguna dificulte la función de las otras. De lo contrario nos podríamos ver como Mickey Mouse en Fantasía, rodeado de genes que se vuelven contra nosotros por la prepotencia de nuestras actitudes.

En esta línea, a aquellos que tengan ciertas propensiones genéticas se les tratará de antemano como enfermos, como si el cuerpo no estuviese acostumbrado a corregir los desvaríos que cotidianamente provocamos en nuestro organismo. Posiblemente estemos cerca de presenciar como los genéticos se sorprenden al ver que individuos con patrones genéticos muy diferentes pueden asemejarse mucho y como individuos genéticamente similares pueden gestionar sus recursos de formas muy distintas. Y es que no olvidemos que el gen es un libro dónde se escribe un capítulo de nuestra obra pero el mensajero lee entre líneas y las proteínas interpretan los mensajes.

Añade a tu lista

4 Comentarios

  1. Alicia
    19 febrero, 2013

    Ya en la dedicatoria del libro el autor nos dice que está dedicado a los hombres muertos y a aquellos que van a elegir nuestro mundo para nacer; de lo que se desprende que está habiendo en nosotros algo previo a la persona que somos, y una voluntad y una capacidad de elección. No será nuestro cuerpo por tanto, entiendo, lo que haya de determinar nuestro destino sino más bien el soporte de que nos sirvamos para que el destino se cumpla.
    Vivimos sin embargo y por lo general persuadidos de que él, el cuerpo, es “yo”, y si bien teorizamos y filosofamos acerca de temas más o menos trascendentes y dedicamos alguno de nuestros pensamientos y parte de nuestro tiempo a la espiritualidad, lo cierto es que consentimos que los intereses y necesidades del cuerpo se conviertan en el centro de nuestra atención.
    Vivimos pendientes de dar satisfacción a nuestro cuerpo, ese pequeño tirano que demanda insaciable mimos y cuidados y reparaciones. Es una máquina, muy bien programada pero una máquina que, ¿qué queda de ella cuando el alma la abandona?
    Y si es el alma lo que va a permanecer, ¿por qué poner lo eterno, lo que de verdad “sabe” y “quiere” al servicio de lo perecedero que sólo se sabe y se quiere a sí mismo?
    No sé, pero creo que los humanos estamos haciendo algo al revés; y que estamos aviniéndonos a ser lastrados por lo que en buena lógica, e incluso atendiendo un egoísmo mucho más inteligente que el que practicamos, deberíamos utilizar como trampolín.

    Contestar
  2. rafa
    20 febrero, 2013

    Si hubiera un gen especializado para cada cosa y nuestras actividades, se hubieran diseñado y estuvieran dominadas por una acción genética.

    ¿Que objeto tendría vivir una vida ya predeterminada ¿donde estaría la aventura?, ¿donde el misterio?, ¿donde el encuentro con la mirada del otro?.

    Prefiero sentir como dice Quevedo en parte de su ya clásico poema de

    Amor constante más allá de la muerte.

    Alma, a quien todo un Dios prisión ha sido,
    Venas, que humor a tanto fuego han dado,

    Médulas, que han gloriosamente ardido,
    Su cuerpo dejará, no su cuidado;

    Serán ceniza, mas tendrá sentido;
    Polvo serán, mas polvo enamorado.

    Contestar
  3. SARA
    21 febrero, 2013

    Hoy he recordado, antes de leer el blog una frase de una canción que dice: “… hayarás en la risa sonidos que te enseñen a volar….”. Si sólo fuéramos cuerpo tendrían que salirnos plumas de la espalda como a los pájaros, o aunque estuvieran hechas de piel….

    No tenemos alas, pero sí podemos volar. Afortunadamente no sólo somos cuerpo aunque se haya querido adueñar tanto, que nos cueste percibir que sólo es otra herramienta, como la risa…

    Contestar
  4. Icono-Plasta
    21 febrero, 2013

    Me gustaría avanzaros los procesos de investigación sobre la transformación del reastro genético posible a partir del cambio en las formas alimentarias. Investigación llevada a cabo, desde hace poco tiempo, por un grupo de nutricionistas multinacional y que, aún en fase de desarrollo parece poder probar la teoría desde el campo experimental.
    Para más señas: Dra. Marta Garaulet (www.garaulet.com)

    Contestar

Deja un comentario

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba