Párrafo 6.19

6.19 “Cuando la sangre se carga de dudas y las olas del pulso transportan pereza, o en las cuevas de los pulmones se descubren deseos, hay que buscar la renuncia al yo impostor e intentar modificar los ritmos, porque la duda se está alimentando de los arquetipos, de los mandamientos rectificados por la multitud y de las telas que tejen las arañas disfrazadas de profesores profesionales que enseñan a vivir”.

6_19

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

El ritmo, la cadencia con la que se imprime el sucesivo oleaje de sensaciones y pensamientos en nuestra vida, nos está condicionando el flujo de posibilidades inmediatas de nuestro funcionamiento futuro. Así, un ritmo monocorde o binario nos envolverá de automatismos que nublarán la frescura de nuestra mirada tras el despertar redentor del sueño. Construiremos nuestra propia cárcel con barrotes forjados con la duda del para qué nacimos, no hallaremos razón de aventura encerrados en la pereza de tener que afrontar el deseo del que tantas veces regresamos sin haber sido capaces de asumir la renuncia de la opción que no escogimos.

Sin embargo, sabemos que existe la música de las esferas; la melodía de un engranaje mágico entre todos los elementos del cosmos. Y hay que lanzarse a este Vals con valentía y desprovistos de una actitud impostora que encubra el miedo a asumir nuestra ignorancia. Hay que salir del adoctrinamiento que ejercemos y nos ejercen, para que la sangre no deje de sorprenderse al recorrer los mismos caminos en cada pulso del corazón.

Añade a tu lista

4 Comentarios

  1. Mandrágora
    29 diciembre, 2013

    En este texto el autor nos habla de la renuncia al yo impostor para modificar los ritmos, ese yo en el que uno identifica sensaciones, sentimientos; es el motor que nos dirige, en definitiva, lo que identificamos como personalidad. ¿Y qué pasa cuando la personalidad se ve acechada? Difícilmente se toma como espacio de encuentro, como ocasión de replanteamiento, como una posibilidad de cambio, porque «se atenta contra tu persona y mereces un respeto».

    Desde la cultura en la que estamos, donde no se propicia la bondad y el grato convivir, es difícil separar el grano de la paja y poder divisar la ocasión, el destello y la oportunidad al cambio. Ese «modificar los ritmos» que se nos cita supone una plataforma de apertura y receptividad que permita ser poroso a todo aquello que no siempre detectas como positivo, ni siquiera digerible, sino más bien al contrario, una agresión a tu persona. Sólo al cabo del tiempo y con perspectiva es fácil reírse de uno mismo y admitir que normalmente lo que más encoleriza suele tener estrecha vinculación con «el yo impostor»,

    En otro escrito del mismo autor, hacía referencia a algo que viene a colación de lo que trato de expresar; reza así: «A veces se comprenden o sienten cosas que aparentan destruir y modificar todo lo que hasta ese momento había sido la brújula de nuestra existencia, el motor de nuestras acciones. Entonces se llega a pensar que toda la vida ha estado equivocada, que lo vivido ha sido estéril. Nos entristecemos porque hacemos que pese más el balance del pasado que la alegría de haber encontrado parte de la verdad en el presente».

    El pasado y el arraigo atrapa y subyuga, hasta el punto de impedir la alegría de sentir que algo se modifica y que un nuevo aire va a refrescar. Es el sufrimiento del impostor destronado que, aunque se reconozca como un bien conveniente, deja el amargo sentimiento de carencia y soledad hasta su total eliminación.

    Contestar
  2. mariar
    2 enero, 2014

    Cuando el ritmo se empaña
    la sangre masca duda
    en pereza zozobra
    y el deseo usurpa ley.
    Hematíes vencidos
    torcidos de aventura
    pululan ávidos de luz …
    Pero la sangre sabe
    y hostiga itinerario
    recoveco secreto donde
    siempre es posible
    renovar la alianza
    que nos hizo nacer.

    Contestar
  3. Ari guari-guari popoó. Mushuringá
    3 enero, 2014

    Tá güeno nomás.
    “…disfrazadas de profesores profesionales que enseñan a vivir”. Tá güeno tantobien.

    Contestar
  4. Loli
    4 enero, 2014

    “En una noche oscura,
    con ansias, en amores inflamada,
    ¡oh dichosa ventura!,
    salí sin ser notada,
    estando ya mi casa sosegada;

    a escuras y segura
    por la secreta escala, disfrazada,
    a oscuras y encelada,
    estando ya mi casa sosegada;

    en la noche dichosa, en secreto, que nadie me veía
    ni yo miraba cosa,
    sin otra luz y guía
    sino la que EN EL CORAZON ARDIA.

    Aquésta me guiaba
    más cierto que la luz de mediodía
    a donde me esperaba
    quien YO BIEN ME SABIA,
    en parte donde nadie parecía.

    ¡Oh noche que guiaste!;
    ¡oh noche que juntaste
    Amado con amada,
    amada con el Amado transformada!

    En mi pecho florido,
    que entero para él solo se guardaba,
    allí se quedó dormido,
    y yo le regalaba,
    y el ventalle de cedros aire daba.

    El aire del almena
    cuando yo sus cabellos esparcía
    con su mano serena
    en mi cuello hería
    y todos mis sentidos suspendía.

    Quedéme y ÓLVIDEME
    el rostro recliné sobre el Amado,
    cesó todo y dejéme,
    dejando mi cuidado
    entre las azucenas olvidado.”

    (Canciones del Alma , San Juan de la Cruz)

    Contestar

Deja un comentario

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba