Párrafo 6.27

6.27 “La mente compone con constancia imágenes rotas y rellena las secuencias perdidas, reinventando la realidad con tinieblas venidas de todas partes. Es cuando se pretende la aventura imposible imponiendo un pensamiento falso, tratando de frenar con las manos la corriente del río”.

6_27

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

Nuestros sentidos son los radares que nos han de guiar por esta realidad confusa. Sin embargo, parece que con ellos percibimos estímulos electromagnéticos que nuestro cerebro frontal interpreta a su manera. Toma lo que recibe del exterior y lo compara con hologramas apilados que cacarean como memorias confusas. De este modo, la imagen que el cerebro recrea de la Realidad tiene más que ver con el recuerdo acumulado que con lo que contemplamos.

Este proceso que se entiende fácilmente cuando hablamos de la vista, funciona del mismo modo con el resto de sentidos. Sólo hay un sentido que la ciencia nos dice que escapa a la dictadura del cerebro frontal. El héroe se llama olfato. Sin embargo, es posiblemente el sentido más ignorado por nuestra civilización. Lo ocultamos con perfumes porque sabemos que lo dice todo de nosotros. Porque nos da miedo la Realidad que revela tras la máscara.

Nuestro modelo social está creado a imagen de este mismo funcionamiento que acabo de describir. Héroes y sabios ignorados en un mar de confusión, presidido por el lema del todos somos iguales. Quienes podrían guiar a una sociedad perdida son sepultados bajo el perfume de una igualdad mal entendida. ¿Si todos somos iguales por qué va a valer más la opinión de un sabio, de un científico, de un poeta a la de cualquier persona?

Probablemente hoy la dictadura del pensamiento único y el consenso en una realidad inventada sea más opresora que nunca. Gobiernos que deben imponerse sobre grandes Naciones de ciudadanos aparentemente libres necesitan que exista una absoluta homogeneidad en la sociedad sobre lo que vemos y oímos, pero también sobre lo que pensamos. Una realidad inventada al servicio del poder. Auténtico Matrix esperando el despertar de la conciencia. La universalización de la enseñanza obligatoria es la eficaz herramienta para conseguir que todos veamos y pensemos lo mismo.

Salidas hay. Solo hace falta el valor de cuestionarse todo. ¿Son míos mis pensamientos y sentimientos o están programados? ¿Es real lo que percibo o es una amalgama indescifrable de recuerdos, pensamientos y sentimientos? Y así hasta el infinito y más allá.

Añade a tu lista

4 Comentarios

  1. Madrid
    24 febrero, 2014

    Soy un viajero que recorre su pequeño mundo “pixelado”, saltando de “pixel” en “pixel”, de partícula en partícula, tratando de no caer en el abismo, porque hace tiempo, tanto que no recuerdo, olvidé que la vida “real” transcurre en el espacio infinito que se extiende entre todas las partículas, y que lejos de separarlas, las une por medio de LA LUZ. Solo ahora, en los momentos en que bajo la guardia y abro puertas y ventanas, me llega un aroma que me hace rememorar mis espacios interiores y me anega con esa luz “inter-rerum”

    Contestar
  2. AbralaCabra
    24 febrero, 2014

    Menos mal que al final llegará BEUCIS/autor con las verdades explicatorias. Mientras tanto podemos comentar según nos creamos la cosa expuesta.
    Bien, al menos los Aventureros comentaristas deberían incluír en su comentario la actual evolución social de algunos ciudadanos y colectivos en algunos países con capacidades derivadas, o también en aquellos que aparentemente no las tienen.
    Sino estuviéramos en esas circunstancias, sería posible que las sociedades irían como las ratas detrás de Hammelin sin cuestionarse qué diables está ese tío tratando de hacer. Baste enterarse, informarse, de lo que está sucediendo en varios países del orbe hartos de que los malvados quieran seguir tirando del carro del engaño.
    Sobre la corriente del río, ya quedan pocos que sigan creyendo que el agua que hoy los moja es la misma de siempre. A veces creo que son los que necesitan convencernos los que sacan el agua que pasa para volver a volcarla un poco más arriba.
    Es verdad que construímos la memoria a base de retazos perdidos no contrastados, pero la cosa está cambiando, y mejor sería, o al menos posible y necesario, que los argumentadores se dieran cuenta.

    Contestar
  3. Nuba
    26 febrero, 2014

    Ahora resulta que somos cerebros con patas.
    Hace tiempo que no me siento cómoda con el “culto al coco” que está de moda.
    Tiene su aquel, cierto, porque antes, el conocimiento “cien-tec”
    ( podíamos también decir I+D, que nos gusta mucho)
    del cerebro humano estaba bastante vedado y las observaciones se hacían post-mortem, se estudiaba en células aisladas o en cultivo, o se experimentaba con animales.
    Desde mi punto de vista, los avances verdaderamente significativos los han hecho los de “letras”, filósofos y psicólogos, sin ninguna duda.

    Ahora, sin embargo, todo el mundo sabe mucho! y lo transmite.
    Periodistas expertos en divulgar conocimientos muestran a la gente común la última entrada en el ordenador central.

    Nos conectan los aparatitos ( juguetitos nuevos) y pretenden hacernos creer que entienden nuestro funcionamiento, porque – mientras dura el experimento- sonreímos cuando hay que sonreír- y chas! se enciende la región X del ventrículo Y del neocortex Z. (Si no lo hacemos, tenemos un cortocircuito que hay que estudiar….)

    Espero que no se nos olviden algunas preguntas:

    ¿Para que tenemos tantos millones de neuronas?, ¿son esos circuitos alimentados correctamente? ¿ cómo nos llega la información? ¿sólo a través de los sentidos?

    Solo a través de los sentidos, no.
    Al menos no sólo a través de las cinco clásicas antenas que nos ayudan día a día.
    Por ejemplo, nuestras vísceras tienen conexión directísima con el gran jefe ahí arriba, que responde a esas señales con bastante contundencia, y viceversa ( léase el universo de los ” nudos en el estómago”)

    Hay una “barrera” permeable, altamente específica, selectiva y bastante poco estudiada, por la que el río de la sangre penetra en el cerebro y lo riega. Hay un gran canal, mas bonito que el veneciano, la barrera hematoencefálica, por el que circula el fluído cerebro-espinal.
    No sólo lleva nutrientes y oxígeno para la supervivencia del cerebro, sino que es una vía de comunicación e intercambio de sustancias de todo tipo.
    Algunas de ellas, con potencia suficiente- para tirar los diques que nosotros mismos le ponemos a nuestro entendimiento.
    Sólo hay que dejar que entren y que hagan su trabajo.

    Contestar
  4. Mandrágora
    1 marzo, 2014

    De lo leído se deduce que los planteamientos que esforzadamente nos gastamos en argüir vienen preñados de sensaciones teñidas de referentes contaminados, verdades a medias percibidas desde una óptica limitada por la carencia de posibilidades que aúnen la globalidad. Eres una parte y faltan todos los aderezos que están a la espera de conquistarse en pos de una libertad no adquirida. Es por ello que se hace necesario asumir con dosis de aceptación y humildad el estado precario en el que nos encontramos y dirigir la mirada hacia aquellos vectores que puedan ofrecer una ruta a seguir. La capacidad de sorprenderse uno mismo y reinventarse a lo mejor pueden animar a descubrir pautas y comportamientos que ayuden a salir de los circuitos recorridos que continuamente desperdician la posibilidad de nuevas oportunidades. Me planteo buscar la novedad y huir del argumentario falaz para no seguir anclados en la realidad oscura de la razón.

    Contestar

Deja un comentario

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba