Párrafo 6.30

6.30 “De los siete misteriosos mandalas que recorre el pranayama, enfermedad y entrega, nacimiento y muerte lindan con la frontera de la realidad última, la parte más sutil de la materia manifestada; allí se diluyen los sentidos, allí terminan los ritmos que dan vida al aire, allí se pierden los pulsos cerebrales que conducen a la consciencia. Son los puntos comunes, los puntos en que el prana desaparece por los sumideros del tiempo y vuelve después de haber bebido en el futuro. Va cargado de un mensaje que dice que la realidad la forman cuatro puertas y tres afirmaciones esenciales (siete), siete colores que nacen del blanco, siete sonidos que se nutren del índigo, siete. Y cuando vuelve, sale y resucita con la memoria del doce, ansiando penetrar en los espacios aéreos para sacralizar la sangre con los renovados tambores con los que Tánatos aturde la sangre azul del diablo”.

6_30

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

Si hay siete misteriosos mandalas que recorren el pranayama, ¿no será que la consideración del cuerpo está mucho más enfocada en la materia –bioquímica- que en la energía –biofísica-?, ¿y qué papel juega la energía metabólica –bioenergética-?

Tendríamos que reflexionar, y mucho, sobre nosotros; sobre el funcionamiento de nuestro cuerpo. Porque antes de tener consciencia de nosotros mismos, antes de nuestros primeros recuerdos, ya nos identifica el hecho de pertenecer a la especie humana (memoria genética) y desenvolvernos en un lugar y momento determinado.

¿Qué es la consciencia?, ¿qué papel juega lo que ignoramos en cada uno de nosotros? No podríamos vivir sin soñar, y los sueños llegan del misterioso más allá que está por encima de lo que conocemos. ¿Qué es lo que determina mis intereses?, ¿qué es el ritmo?.

Deberíamos aceptar con humildad que la Tierra está llena, hasta en su más pequeña mota de polvo, de misterio. Y las convenciones sociales han tratado de crear aptitudes evasivas, cimentadas sobre una cultura del ocio, fácil, barata, segura, sin peligro.

“¿Sabes lo que lloras? No lloras algo que haya desaparecido en tal o en cual año; no se puede decir exactamente cuándo estaba aún aquí, ni cuándo partió; sino que estaba aquí, que está aún aquí, está en ti. Tú buscas una época mejor, un mundo más hermoso” (Hiperión, Hördelin).

Añade a tu lista

10 Comentarios

  1. Atila
    17 marzo, 2014

    creo que hay grupos e personas que pasan por la vida tratando solo de sobrevivir y piensan en la comida, sexo y reunirse en manadas para pasar el rato, y apenas perciben nada porque no están atentos a los misterios y sutilezas de esta vida, otras si perciben algo pero la sociedad les empuja a ser vencedores y por ello tienen que estar en forma que significa tener un aspecto atrayente, buena ropa y aprenden a estar encantadores con quien les interesa, van a gimnasios, corren persiguen un puesto de trabajo lo mejor posible para recibir alabanzas y sentirse admirados, se reúnen asiduamente pero siempre con personas “interesantes” según ellos y convenientes y algunos piensan que con ir a misa todos los días ya tienen asegurado el paraíso a pesar que con el prójimo nos son ni compasivos ni corteses ,otros perciben unos mas que otros todo lo que hay alrededor, se fijan y se preguntan muchos “porqueses” y estos son llamados “gente rara”, por ejemplo Mingote se paseaba por El Retiro y de allí observando a la gente dibujaba sus increíbles chistes.
    Cuando uno va a un funeral, y si has conocido a la persona y sabes la trayectoria que ha llevado en su vida sabes como ha muerto: el egoísta, el tirano, el egocéntrico y al final en el puzle todas las fichas encajan,
    Claro que hay hechos curiosos y misteriosos, por ejemplo a una amiga mía que se le ahogo su primer hijo en la piscina mientras se celebraba su cumpleaños, la casa estaba llena de globos, gente y alegría pero el niño tenia la costumbre de buscar caracoles con su madre y salto la valla y así apareció muerto con su cubito, la madre también perdió al otro hijo que esperaba y estuvo postrada mucho tiempo y lo único que le interesa era pisar con saña cuanto caracol encontraba, era un alma atormentada ,hasta que en una boda que fue casi a la fuerza y oyendo un coro de pronto se entrego aceptando lo ocurrido. Al llegar a casa con su marido y dos personas mas encontraron caracoles por todas partes, ella los devolvía al jardín menos el que estaba en su almohada y cuando nació el niño, solamente dijo:
    – Bienvenido a casa.
    Claro que los sueños te adelantan acontecimientos y si los estudias con detenimiento sabes el porque era rechazado, querido, y en las dificultades sabes porque te cuesta tanto subir a un lugar y lo cansado que te encuentras pero a pesar de todo llegas.

    Contestar
  2. Ari guari-guari popoó. Mushuringá
    17 marzo, 2014

    Me ha gustado y parecido estupendo el recuerdo de Atila hacia su amiga sobreviviente de tantos dolores.
    Mientras tanto, el autor nos confunde con mil seductores cantos, colores, numerología, y demás, para liarnos y esperar que escampe en nuestras entendederas. Ojalá.
    Así que hay algunas cositas que para entenderlas hay que esperar pues, que escampe.

    Contestar
    • Leocadia
      18 marzo, 2014

      Estoy de acuerdo… Creo que hay muchos mensajes en este libro del que vamos tratando que parecen colarse por rincones que no son necesariamente en entendimiento o la razón, y quizá pues ser que , en el sueño, pasen la la consciencia y un día, de repente , como la amiga de Atila, se comprendan y asuman. Hay que estar buscando, claro. Como dicen los artistas: que cuando venga la musa, me pille trabajando…
      Si no, es difícil darse cuenta de que ha venido.

      Contestar
  3. Mariana
    18 marzo, 2014

    En el tiempo sin tiempo, la consciencia.
    En el aire fecundado por la voluntad del amor,
    laberintos indescifrables,
    torrentes de aguas minerales
    vientos que peinan y despeinan pensamientos
    y un pájaro de fuego, que en su vuelo
    atraviesa los velos luminosos y vuelve sin aliento
    dibujando con hilos de silencio
    senderos para el alma.

    Contestar
  4. SARA
    18 marzo, 2014

    Qué bello tu escrito, Mariana.

    Contestar
  5. Rafa
    19 marzo, 2014

    La luz blanca, como muchos sabeis, se compone de siete colores que se corresponden con los del Arco Iris.

    Según la tradición bíblica, cada uno de estos siete colores, también relacionados con las notas musicales, está custodiado por un Arcangel.

    El Arcángel Raciel, es el encargado de custodiar el azul índigo; este color incide sobre el sexto chakra, conocido también como el del “ Tercer Ojo”, relacionado a su vez con la glándula pituitaria, que se encarga del funcionamiento de todas las demás glándulas del cuerpo.

    ¿ Pero,. como podemos abrir este tercer ojo (sexto chakra), o como dicen los indús, ver con los ojos del alma? ¿O como podemos acceder al conocimiento de los mensajes del prana que han bebido del futuro, desde los sumideros del tiempo?, y que nuestro cuerpo conoce, pero nosotros no somos conscientes de ellos.

    A lo largo de este devenir entre Eros y Tánatos, tenemos que pagar tributo a este último, en innumerables ocasiones.

    Es evidente que cuando nacemos, empezamos a morir, o como dijo el poeta italiano nacido en Alejandría, Giuseppe Ungareti, “ La muerte se paga viviendo”.

    Este poeta que llevó una vida azarosa, sufrió las dos guerras mundiales, y durante la primera tuvo que pasar una noche entera, en una trinchera con un amigo muerto.

    Parece que este hecho, cambió su vida radicalmente.

    Un abrazo

    Contestar
  6. Mariana
    20 marzo, 2014

    ¿Por qué el diablo, instalado en el mundo, tendrá la sangre azul?. ¿Será sangre sin oxígeno, sin hemoglobina, de otro lugar o de otro estado donde impera la muerte?.
    En el mundo vida y muerte, en el mundo Eros y Tánatos, polos inseparables idénticos en naturaleza pero diferentes en grado, que por suerte -quizás sea la Ley-, se cuelan viajando en el prana por los sumideros del tiempo -que me traen a la mente agujeros negros del Universo-, quizás buscando la Fuente, el Todo, el Uno… y vuelven, siempre quizás, digo, bañados de amor y eternidad para ir pintando en el aire de esta vida que respiramos, esa Realidad que somos sin saberlo y nos está llamando.

    Contestar
  7. Mandrágora
    21 marzo, 2014

    Me resulta curioso que la enfermedad y la entrega sean mandalas que lindan con la realidad última. La enfermedad parece que es la primera realidad manifestada en el recorrido del pranayama, la enfermedad conceptuada como la primera manifestación dentro de la curva del pranayama a resolver y ascender. Quizá por ser la primera se pueda entender que esté más próxima al no tiempo, con lo intangible y con los tambores que imprime Tánatos que nos cita el autor. La entrega parece que se asemeja a la parte volitiva del individuo para transformar en vida el recorrido de la curva. Posiblemente esté imbricado con aspectos más sutiles que no tenga relación directa con lo manifestado. En cualquier caso, el factor tiempo queda planteado como un escenario repercutible y a modificar desde la acción presente para imprimir sus consecuencias en la liberación de cargas pasadas y plantear nuevos recorridos que están por hacerse. Vuelve a ofrecer un carácter marcado y de especial importancia la conciencia del acto asumido y con intención desde el presente para renovar lo pasado y lo que está por venir.

    Contestar
  8. Beucis
    22 marzo, 2014

    Si el arco de Iris, el arco de la mensajera de los dioses, está compuesto de siete colores, siete mandalas; siete vibraciones, siete mantras; ello debe suponer una interrelación de luz y de ritmo, de esos sentidos que nos conducen a la frontera de la consciencia, donde se encuentran el dios Pan y Orfeo.
    En nuestro cuerpo se encuentran siete chakras que nos referencian; siete faros que reciben el ritmo y la luz. Cuatro de ellos son puertas que se abren y se comunican; los otros tres, reciben y sedimentan.
    Toda la energía sexual acumulada en el primer chakra , es la gran impulsora de nuestra evolución, principio de nuestro ascenso dificultoso, plagado de pecados que se deberán eliminar. El prana, que ha desaparecido más allá del mundo de los violetas, aparece renovado y con la información de nuevas memorias que sacralizan nuestra sangre, reafirman nuestros centros de personalidad, sellados por Visnú, y abren nuestras puertas a la creación de Brahma y la destrucción de Shiva.

    Contestar
  9. Rafa
    22 marzo, 2014

    Descubrimiento de última hora.

    Hay un mandala en el que aparecen representadas de otro modo las cualidades o emanaciones que ascienden y descienden, uniendo el cielo con la tierra. Es para la Kabalá, un lugar, con un nombre que proviene de un verbo que significa “levantarse”, “enderezarse”.

    Mientras el hombre permanece separado del cielo, se arrastra como una serpiente sobre la tierra (sangre azul del diablo?), pero cuando, como Jacob, descubre el lugar donde se levanta la escalera por donde ascienden y descienden los ángeles, se endereza y con su cabeza alcanza los cielos.

    Pero, casualidad de casualidades, componiendo la columna vertebral, en las cervicales hay 7 vertebras, y en el torax 12, y cuando respiramos ponemos en funcionamiento, las primeras, y las segundas.

    Un abrazo

    Contestar

Deja un comentario

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba