Párrafo 7.26

“7.26 Ya no hay más cantos confusos, porque las sirenas se marcharon a Sirio y los apsaras habrán quedado atrapados en las llamas de los candiles”.

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

En las praderas akásicas vuelan de vuelta las sirenas a su lugar de origen, a la cueva de Osiris, a Sirio B, la estrella oculta tras la visible Sirio, la compañera oscura de la más rutilante estrella del firmamento, llevándose sus muertas ideas, sus resplandecientes pero hueros pensamientos, sus seductores pero falsos mantras… Y todos los halagos, incluso los disfrazados de sobriedad, se deshacen al contacto con la piel del yo desnudo, y todas las promesas de felicidad vacua, ofertas especiales de laureles de poliéster, de orgasmos exprés, vuelan con ellas.

Se van ya los apsaras, custodios de la ciencia, los que, siguiendo las instrucciones de Indra, el arrinconado máximo dios védico, encandilan y engañan a los reyes de las ciudades de cristal y a sus sabios adjuntos, científicos de pacotilla, incapaces de mostrar su limpia desnudez. Y huyen también los gandarvas, guardianes de la música y las artes, que tientan a los poetastros, seduciéndonos con elocuentes pero insustanciales rimas. Y queda la poesía que nunca podrá ser dicha porque revienta las costuras de las palabras, incluso las de aquellas que aún están por concebir.

Añade a tu lista

5 Comentarios

  1. Llamalallama
    9 noviembre, 2014

    Llámala, llama a la llama, llama que será la llama que ya más nunca se apague porque será ya la llama que trepide en cada alma intrépida que sin miedo ni escuchando ya más cantos de sirenas ni rodados ni de cisnes ni robados a las gargantas que entonan alabanzas a lo alto, combatirá ya en su brillo, ya sin levantar la espada, la oscuridad tan profunda que de la negrura emana para allanar los caminos de los que ya más no tardan en emprender, bien prendidos, de sus frentes y en sus blancas intenciones ahora claras, los otrora cenicientos, apagados y contritos, sueños dormidos que aguardan el resurgir de la llama. Llámala, llama a la llama.

    Contestar
  2. Atila
    13 noviembre, 2014

    Y volverán las sirenas convertidas en musas a cantarnos bellas melodías sustituyendo a las primarias, y los personajes de sus pinturas tendrán ojos
    de entrega y las niñas dejaran de acortar su niñez dejando de lado a sus anoréxicas muñecas para ser mamas de imitaciones de bebes.
    Y también vendrán sabios a enseñar de verdad sin construirse palacios o palacetes a costa del esfuerzo de otros y no querrán robar a otros su honradez y los Ángeles correrán a encender candelas porque por el camino esta llegando un niño vestido encarnado.

    Contestar
    • AbralaCabra
      13 noviembre, 2014

      Atila, cielos, no sé si has pasado sin dejar hierba de pié o has replantado las mismas para animarnos. Me encantan esas ambivalencias, el mundo es ansí.

      Contestar
  3. Mandrágora
    13 noviembre, 2014

    Con este comentario me surgen preguntas varias: Cada paso adelante, ¿es un triunfo sellado o es susceptible de adversidades?, ¿es una conquista que no admite marcha atrás o pueden darse «nublos» que enturbien la mente y te coloquen al final de la cola? Esas tentaciones que tanto han reiterado los místicos, ¿es un miedo real a perderse porque nunca se está seguro de la conquista o es un estado de prudencia y de alerta para no redundar en la maligna soberbia? Cuándo se marchan las sirenas, ¿cuando el trabajo se considera terminado y consolidado?, ¿y quién lo dictamina? ¿Hacen falta hitos concretos para dar por zanjada una etapa y volver los ojos a lo siguiente o transcurre a su ritmo e independientemente de los objetivos logrados, con lo cual no depende de uno? ¿Se es consciente y se tiene conocimiento de que los apsaras han quedado definitivamente atrapados o son viajes con posible retorno que acompañan siempre en la sensación?

    Parece que la concepción del tiempo y sus ritmos no acontecen por igual en todos los órdenes ni en todas las esferas; las percepciones y la capacidad de análisis y evaluación de los sucesos, tampoco parece que se registren en la misma magnitud ni que importe demasiado. Es por ello que podría considerarse que el despertar de la ceguera con la que se nace y se vive va cediendo poco a poco a la tenue luz que deja penetrar según se eliminen las confusiones y los espejismos, siendo responsables de los pasos a dar para que ello se produzca pero sin saber ni el cuándo ni el cómo. Nacer tapados con el velo de la ignorancia parece que es parte de la aventura necesaria e indispensable para alcanzar las praderas akásicas.

    Contestar
  4. Rafa
    15 noviembre, 2014

    La música y el Canto, son los atributos supremos de las Sirenas, mediante estos, los hombres heróicos que navegan en sus aguas reciben una comunicación especial, la de comunicarles una sabiduría trascendental.

    Conocimiento capaz de transformar al ser humano llevándole por senderos mas allá del tiempo y el espacio. Viviendo rodeadas de agua, símbolo de transición, las sirenas disfrutan de atributos chamánicos dificiles de despreciar, mediante sus hechizos sonoros, prometen un proceso iniciatico de muerte y renacimiento, con miras a la inmortalidad.

    De no lograr que su invitación sea aceptada, optan por el suicidio.

    El encuentro entre Orfeo y Las sirenas, es la representación de la lucha entre dos de las más grandes potencias del mundo, ambas de naturaleza sonora.

    Orfeo, el protector musical del Argo, se enfrenta en un momento de comunicación competitiva con las Sirenas.

    Iluminado por la luz apolínea marina, el divino cantor demuestra poéticamente su superioridad. A diferencia de los otros tripulantes del Argo, Orfeo no es un héroe, tampoco un semidiós. Sólo es el destinado a dirigir el compás de los remos con su lira.

    Un abrazo

    Contestar

Deja un comentario

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba