Párrafo 9.16

9. 16 “En la materia supradensa está el origen de las cosas. Allí se hipercondensaron todos los modelos para que los convirtiera en lluvia el nacimiento del tiempo. Y con el parto del tiempo, los hombres, las naturalezas y los mundos que penetran por la ventana de los sentidos viven en el ritmo tembloroso de la materia porosa. El mosaico de las formas geométricas que componen la realidad aparente no son sino diminutos y distanciados núcleos de micromateria, almidonados por una red energética que define órbitas y trazados perfectos. Nos engaña la imagen de cómo los hombres peregrinan como seres perdidos, desperdigados y errantes, buscando afanosos completar un dibujo desconocido del que se ignora hasta la propia forma. Y desviarse de la propia forma es hacer impermeable la materia esponjosa corroborando un pacto con la ignorancia, como si se pudiera evitar el frío encanto de las gotas de tiempo.”

9_16

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

Se cree que en el origen, todas las geometrías de nuestro Universo estaban fundidas en una única, multidimensional y compleja geometría que esculpió el carácter del primer mensajero. Su nacimiento prendió la llama del tiempo, y sus latidos crearon el espacio.

Esta geometría se enfrió, se cristalizó, y acabo por romperse en varios pedazos, cada uno con sus propias geometrías. Este paso marcó el nacimiento de la descendencia del primer mensajero y cada uno de los hijos aceptó su compromiso de nacimiento dando lugar a los primeros átomos. Sus conversaciones llenan el vacío de voces que llevan recados de un lado a otro, y hacen bailar a las partículas como mevlevís alrededor de un centro.

Esta armonía microscópica contrasta con los caminos de las personas que, atizadas por el miedo, vagan por el mundo engañándose como consecuencia del vértigo que da el fracaso al compromiso que hemos adquirido. Es posible que mientras esto no cambie, nuestra mirada enturbie la comprensión del mundo que nos rodea, llenándolo de una densa niebla que no nos deje ver la perfección de las formas dibujadas por las músicas que tocan los mensajeros.

Este pacto con la soberbia ha de romperse. Quizá la única manera de llevar a cabo esta tarea sea poniendo a disposición de los demás lo mejor de nosotros mismos, sin miedo a quedarnos desnudos, porque es posible que así las estructuras conscientes que hemos creado se rompan y nos dejen ver lo que hay detrás de la niebla.

Añade a tu lista

7 Comentarios

  1. Loli
    1 noviembre, 2015

    ¡Dios mío!, Aventurero, ¡que preciosidad de comentario!.

    Ya sé que con ésto no aporto nada al mismo, pero no he podido contener el plasmar la impresión que me ha producido el leerlo.

    Contestar
  2. En el intermedio
    1 noviembre, 2015

    En el intermedio, entre la nube roja y la malva, una imagen tuya viene a verme ataviada con las galas menos idóneas, de entre todas las galas posibles, para ocasión tan memorable y olvidada, por completo, de que llevaba eternidades esperándote y de qué no iba a saber bajo semejante disfraz reconocerte.

    Quiero, por contentarla en la ilusión de que con su alborozo me regale un rostro donde poder percibirte, ofrecerle algo mejor, más aparente; pero rehúsa apenas con el gesto y se mantiene lejos de mí, obstinada y terca, dispuesta en absoluto a emitir una sola palabra.

    Continúo, sin embargo, esparciendo mi ajuar ante su mirada, ausente y desasida de todo cuanto pueda representar un esfuerzo ya denodado ya baldío por algo que se podría denominar, entre comillas, hacerse querer atenta, tan sólo, a medir escrupulosamente todos y cada uno de mis movimientos y mis gestos.

    Quiero pensar “eso es trasmitir serenidad” y que desde la serenidad, y por más que fuera falsa, sería capaz de hacer acopio de generosidad para darme largas y, con calma, ofrecer un margen de confianza a la posibilidad remota de que el tiempo corra, aun sin prisa, a favor de mi encuentro contigo.

    Pero no lo logro.

    No consigo pensarlo frente a su mirada franca, abiertamente recelosa, desconfiando tanto de que ni en la imaginación más atrevida exista una imagen generosa hasta el extremo de poder estar dispuesta a tanto como de que sus mediciones hayan sido correctas.

    Y en el intermedio, entre la nube roja que se aleja y la nube malva que no alcanzo, una imagen tuya viene a verme.

    Contestar
  3. En el intermedio
    1 noviembre, 2015

    Vaya, me termino de dar cuenta, en el primer párrafo sobra un acento, debería poner “de que no iba a saber bajo semejante disfraz reconocerte”.

    Contestar
  4. Goyo
    2 noviembre, 2015

    Cuenta un cuento que un día Vasilisa la Bella se hizo merecedora de la bendición de su Madre. Ese día su pesado tiempo del pasado se rompió; ya no alimentaría su vigilia con recurrentes recuerdos.
    Fue ese día cuando la bruja Baba Yaga la expulsó de su Cabaña y la entregó la calavera de la ignorada e inesperada luz que, sin saberlo, Vasilisa había ido a buscar.
    Roto el pasado, a Vasilisa la Bella solamente la quedaba por alcanzar el magistral quehacer de los hombres en la tierra, y conquistar, sin pretensión, al rey del reino.
    Desde ese día, todo un futuro de reales encuentros animaría sus sueños.

    Contestar
  5. Nuba
    3 noviembre, 2015

    Aves en ruta
    en cielo de Noviembre
    el alma en silver

    algunas gotas
    surcan ya la corriente
    buscando mares

    Porque aún nos llueve
    las hojas y las almas
    huelen a tierra

    Tango Bacheado para los de Noviembre
    sale el sol mientras lo escucho

    https://www.youtube.com/watch?v=hjaPvdFaJZc

    Destino de árbol asentado en piedra,
    con los fuegos por dentro simbiontes con el agua
    sintiendo tactos de aire con la G en la boca

    https://www.youtube.com/watch?v=14AhD3xdoMk
    ( yo no se lo que siento, en cualquier versión de este ária…pero no creo que cualquier “substancia” me llevara más lejos)

    Contestar
  6. anónimo
    7 noviembre, 2015

    Miro arriba
    sé que hay estrellas
    pero no hay lumbre

    Dentro…
    en el fondo
    en el vientre de la ballena
    lloro…queda
    arropada por Jonás

    Espuma blanca
    de aguas de mil formas
    me tocan los dedos
    de los pies.

    Jonás susurra..
    junto a mi oído
    sé que es de noche
    pero no veo la luz
    de sus estrellas.

    Solo el agua,
    que, de vez en cuando,
    se acerca a mi orilla
    me recuerda….porqué

    Contestar
  7. anónimo
    7 noviembre, 2015

    perdón….

    “me recuerda….por qué”

    Contestar

Deja un comentario

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba