Párrafo 9.17

9.17 “A veces el hombre se complace en la búsqueda del sufrimiento mientras manifiesta su risa en la contemplación mezquina del miedo ajeno. Y no pregunta al hechicero, ni al faquir, ni al chamán el secreto del ruido que provocan los miedos. Pedid al ego viejo, tantas veces enfermo, que os cuente a través del humo de un fuego apagado por qué asustan los cuentos de encuentros del tiempo pasado con el presente. Preguntad por qué paraliza saber que todo el Universo es un camposanto y las sábanas de agua han tapado los cementerios. Preguntadle a ese yo, que se mantiene vivo, por la sangre que le dan a beber los apsaras, por qué es necesario poner alas a los ángeles para justificar el vuelo, por qué ponerle ojos a los dioses y manos a los médicos de siete rayos”.

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

El día acaba de nacer y ya somos viejos. Como si en cada cucharada de amargura que nos desayunamos cada día en las primeras respiraciones despiertos nos tragásemos los siempre renovados duelos de las dolorosas vísperas, incapaces de escapar a su constante veneno. Y no, no naceremos al día inédito, al futuro sin mácula, si no nos desprendemos de esa querencia al sufrimiento, de ese vergonzante regodeo de lo muerto, ansiando además que a nuestro alrededor nadie viva, que nadie logre reírse de sus miedos, para que no resulte aún más evidente que hemos quedado un día más atrapados en las entretelas de una muerte preñada de silencios, abortados en la miseria del miedo, orgullosos de permanecer postrados a la sombra del tiempo.

Necesitamos razones y justificaciones de lo maravilloso, sabiendo que lo maravilloso está infinitamente más allá de lo comprensible, de lo justificable. La Verdad está Viva y vuela muy por encima de cualquier concepción de la realidad imaginable.

Añade a tu lista

5 Comentarios

  1. Inconsciente
    8 noviembre, 2015

    Diles a los que te escuchen que no borren de sus mentes que ya no valen los vuelos que levantaran serpientes de verano que pasaron, y se fueron, y no vuelven por sus fueros ni por fuerzas oscuras que se resienten del paso de un tiempo angosto, estrecho, de miras breves, de oídos sordos y cansadas espaldas que se resienten del peso que soportaran cargando con pareceres semejantes a imprudentes similitudes surgidas, engañosas como siempre, de presagios recordados de pasados que se pierden en la urdimbre entretejida entre lazos y cordeles que atan corto y no dan tregua, ni pábulo, ni se entienden ni entre sí ni como indicio de qué será qué no viene de la mano sarmentosa de un huidizo afán presente que perderá su presencia, su arrogancia y su aquiescente afirmación peregrina de asertos que se desmienten por sí solos al amparo del correr de qué no tiene más consistencia ni arraigos que la entidad que se cierne sobre la blanda inconsciencia que sin saber qué conoce a qué “quiero que” obedece.

    Contestar
  2. Atila
    9 noviembre, 2015

    y si alguien busca el sendero de hojas amarillas que aplaque sus miedos, abra su inteligencia sobre todo agrande su corazón para comprender y ponerse en el lugar del otro, las hojas brillaran con la luz del sol y entonces hallara la libertad

    Contestar
  3. Mariana
    10 noviembre, 2015

    Quizás la verdad no esté tan lejos, quizás viva alojada muy cerca, en un lugar oculto de nuestro corazón, en el corazón de cada uno de nosotros, esperando ser descubierta a través de la bruma de la exhalación vibrante de nuestra respiración interior…… mientras ella, se afana por asomar y manifestarse.
    Quizás esa verdad no anhele más que vivir en la alegría de vaciarse, liberada de su molde, buscando fuera reconocerse y reconocer en ensambladas geometrías mapas de tesoros, maravillas que no pesan, que se elevan en un vuelo que se aleja de la arena oscilante del reloj.
    En el aire, la verdad podría parecerse al amor.

    Contestar
  4. anónimo
    13 noviembre, 2015

    ¿Ya no te podré preguntar?
    Y todo lo que nos tenías que contar….
    ¿Ya no me corregirás más?…
    Y todo lo nos enseñabas
    ¿Ya no podré oir tus consejos?
    Y todo lo que …..todo…
    ¿dónde queda?
    Sé que estás
    estarás
    pero ….
    me cuesta pensarte en el aire
    Soy torpe
    y me siento muy ….muy diminuta
    Ahora más…..
    Soy egoísta….necesito que tu voz
    resuene…..aunque ya ….la llevo dentro
    Me cuesta sentirte en el aire
    Gracias, por haberte conocido
    Me cuesta
    Me cuesta….

    Contestar
    • Anónimo
      15 noviembre, 2015

      Nos cuesta. Nos cuesta.

      Contestar

Deja un comentario

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba