Párrafo 17.20

17.20 «Los que lloran son espíritus ignorantes que se han resignado a vivir en la utopía de la inocencia, buscan consuelo pero aún merecen el abrazo desconocido de la inteligencia.»

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

El autor hace alusión a las Bienaventuranzas supuestamente dictadas por Jesús, en concreto a la que dice: “Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados”. Puede que el mero acto de llorar denote algún tipo de consciencia del incumplimiento en el que incurre el ser humano constantemente con respecto a la responsabilidad del hecho mismo de existir, y que por ese resquicio de consciencia se cuele un leve consuelo. Llorar porque uno siente que no está haciendo lo que debe, ni está llegando al cumplimiento de lo exigido, es una cosa, pero llorar porque uno cree que merece más de lo que recibe, es otro llorar. Así, el ser humano se regodea en su ignorancia, en su falta de conocimiento, y se conforma con vivir en la utopía de la inocencia, en la creencia de que uno es independiente de lo que le sucede. Desde esta concepción de la vida, en la que siente que está protegido en el limbo de su desconocimiento y de su supuesta inocencia, el ansiado consuelo no se alcanza. Sin embargo, parece que existe una promesa de consuelo alcanzable a través de la inteligencia. Imagino que el desarrollo de un determinado grado de inteligencia permite conocer la realidad de la existencia en toda su dimensión, y que desde la aceptación de sus reglas, y no de las que nosotros inventamos, merezcamos ese abrazo de consuelo.

Añade a tu lista

2 Comentarios

  1. Panacea
    26 mayo, 2020

    La derrota, la tragedia ante lo inevitable produce desconsuelo, y el llanto en muchas de las ocasiones viene acompañado. Es un recuerdo que no siempre es posible asimilar y desasirse de él. Imprime carácter y requiere una capacidad relevante para sobreponerse a la adversidad sobrevenida. Es el continuo latido que persiste en no olvidar lo muy vulnerables que somos, qué poco conocemos y lo mucho que subestimamos el orden superior que nos guía en nuestras circunstancias vitales. Inseguriza, a veces genera odio ante la indefensión y normalmente mucha tristeza. Sólo cabe no resistirse y ser capaz de transformar el sufrimiento persistente en instrumento de fuerza, valor y creatividad.

    La oportunidad perdida, la poca valoración de situaciones que nos cambian, nos modifican y, en definitiva, nos hacen más libres, más grandes y más personas ante nosotros mismos y ante el mundo al cual nos debemos, se interpone una amargura perenne, buena dosis de reproche, cuando no de justificación, y una precariedad difícilmente salvable. Es ahí donde aparece la oportunidad enorme que en todo nuestro actuar nos acompaña si existe la escucha y el querer remediar. Es momento de plantearnos que otras puertas pueden abrirse y nos están esperando. Es la evidencia de que algo va mal, que hay que cambiar, que nadie puede darnos la solución sino nosotros mismos ahuyentando las ataduras que merman y succionan la posibilidad de ser más felices. Nadie puede hacer nuestro recorrido, sólo uno, uno mismo, un camino que ahí nos espera y del que no vale emparentarlo con el vencimiento, la resignación y buscar el compadecerse ante los demás.

    Deberíamos prohibirnos el lamento y el lloro, por respeto a los demás y, sobre todo, por respeto a uno mismo.

    Contestar
  2. Beucis
    31 mayo, 2020

    No pueden ser bienaventurados los que lloran porque no deben ser consolados. La comodidad del lloro, de la autocompasión, del refugio en la culpa y en la inocencia y en la conmiseración del ajeno, es cobarde, es inmóvil y nadie puede querer para sí ni para el otro el estancamiento, la paralización, el apenas un avance mínimo cuando nos esperan mil pájaros volando, mil posibilidades de aventura.

    Contestar

Leave a Reply to Beucis

Cancel Reply

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba