Párrafo 9.6

9.6 “ La selección animal da lugar a la base de lo que hoy son los grandes rebaños ovinos, bovinos y porcinos, seres criados para la reproducción y explotación, y sin grandes posibilidades de supervivencia bajo ambientes naturales sujetos a la ley depredadora de los carnívoros; ahora los carnívoros cuidan, alimentan y hasta ponen nombre a sus futuras víctimas, les hacen parir retirando la descendencia para convertirse en sus lactantes, y utilizan, desde un acuerdo tácito por todos aceptado, la carne de sus cadáveres, los cuernos que supuestamente les protegían, y hasta sus huesos y sus pieles. Parecería no tener sentido esta sucesión de crueldades si no tuviera una significación superior a otros niveles de consciencia, si todo fuera una simple ley de redes de complicidades bien justificadas desde el razonamiento elemental de protección al propio clan”.

9_6

COMENTARIO DEL AVENTURERO

En el libro del génesis hay un párrafo que dice: “Procread y multiplicaos, y henchid la tierra; sometedla y dominad sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados y sobre todas las bestias de la tierra y sobre cuantos animales se mueven sobre ella”.
Parece que la “dominación” de los seres vivos debiera tener un sentido más allá de la pura subsistencia o alimentación de los seres humanos. Y este, debe estar relacionado con un tipo de responsabilidad que se nos escapa.

Desde un punto de vista analítico, alimentarse de un ser vivo supone que sus moléculas pasan a formar parte de ti, como si de una comunión se tratase. La carne y la sangre del animal se convierten en tejidos y energía para el hombre. Hay una comunión física con lo que ingerimos. Y antes de sacrificarlo, también hay una relación de convivencia, de cuidado, que en la mayoría de los casos es maltrato o tortura y de aprovechamiento.

Pero criamos, matamos y comemos animales sin reconocer estos matices, sin un rito de reconocimiento al sacrificio de sus vidas, que hacemos nacer para que nosotros podamos vivir.

En las religiones Islámica y Judía hay normas que dictan el trato, el ritual de sacrificio y alimentación de animales para evitar su sufrimiento. Estas normas muestran como hay una tradición muy antigua en la que hay una dimensión sensible en la relación y consumo de otros seres, que en nuestra cultura se han perdido.

Si pensamos que el ser humano tiene una dimensión trinitaria, cuerpo alma y espíritu, es posible contemplar la relación con los animales, no sólo desde el cuerpo, desde la mera supervivencia y así reconocer la dimensión no-física del resto de seres vivos.

Añade a tu lista

2 Comentarios

  1. Alicia
    19 julio, 2015

    Escribí hace tiempo algo en referencia a la relación de los humanos con los animales y al leer este texto lo he recordado. Es un poco largo, así que en lugar de subirlo aquí os dejo el enlace
    http://lopezdelamanzanara.blogspot.com.es/p/el-mumdo-este-que-llamamos-nuestro.html

    Contestar
  2. Jose Maria Bravo
    26 julio, 2015

    La complejidad de leer por parrafos es que pierde el sentido «ecumenico» del libro. Cada frase, cada acento esta necesariamente ligado a una «enseñanza».

    Se relata, historicamente, que en epocas de los grandes filosofos, Platon, Aristoteles, etc, se reunian para comer y beber y de ahi surgian discusiones trascendentales.

    Incluso el significado de la Ultima Cena. Quizas la «santificacion» de los actos humanos.

    Contestar

Deja un comentario

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba