Párrafo 9.2

9.2 «La vida basada en la recolección nómada del fruto y en la caza con herramientas agresivas precarias debió conducir a una brutal selección de los individuos más fuertes física y biológicamente. La alimentación por procedimientos carroñeros también debió crear graves problemas de enfermedades tóxicas y bacterianas. Un cambio sustantivo en lo social, y también en lo orgánico y lo psicológico, se produjo con la aparición del fuego; la alianza mistérica de los humanos con la representación telúrica solar, el fuego, se remonta a los tiempos en que los hombres convivían con los volcanes y con los dragones, tiempos de mitos y héroes, tiempos en los que la muerte debía estar tan presente que apenas dejaba espacio a cualquier otro tipo de sentimiento».

9_2

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

En alguna etapa, de repente o por grados, el hombre debe de haber despertado de las complacientes rutinas que caracterizan a las demás especies, escapando así de la larga noche de subsistencia animal para pasar mediante sus lentas adaptaciones, a saludar el tenue amanecer de la conciencia. Quizá los primeros pasos del hombre para emerger de su animalidad se debieron en parte a su valentía frente al fuego, hecho que no se da en ninguna de las demás especies. Este «jugar con fuego» fue un punto de inflexión a la vez técnico y psicológico, que dio lugar a una nueva etapa histórica, y demostró la capacidad que tiene el ser humano para crear, a su propia imagen, un mundo simbólico que refleja oscuramente, a la vez que trasciende, su propio entorno.
Comenzando por el conocimiento de sí mismo, nuestra especie inició el largo proceso de ampliar los límites de percepción de su entorno, empleando sus propios e inmensos recursos orgánicos para expresar su potencialidad latente.

¿El significado de nuestra historia se manifiesta en ese saber cuidar del fuego, en ese reconstruir el mundo, en la intensificación de esa luz y en la ampliación de las asociaciones simbólicas a través de todos los elementos que nos rodean?

Las cosas parecen diferentes cuando nos detenemos a considerar la luz de la consciencia humana como el hecho fundamental de nuestra existencia.

Añade a tu lista

3 Comentarios

  1. Reflejos
    21 junio, 2015

    Palpitar de latidos de otras vidas que alentarán alguna vez en otras gentes recorriendo los caminos transitados por retazos de pasados que no fueron futuros desenlaces inconclusos de pasos que se dieron no sin miedo ni con ardor de hallar punto de encuentro, de conjunción de vida y pensamiento, de compulsión desterrando invenciones de mundos habitados por extraños reflejos de ellos mismos; sacudirá el pavoroso sopor de tanto insomnio como negó al saber que habrá otros tiempos en otros lugares y otros días en que el vivir no será pesadilla.

    Contestar
  2. Mandrágora
    24 junio, 2015

    Cuando lo divino no es que estuviera en todas partes, es que lo era todo: el sol, la luna, la fertilidad de la tierra en todas su formas, la salud y la enfermedad…, todo lo que acontecía eran manifestaciones y a instancias de la diosa madre, que esta custodiaba y protegía, aparece irrumpiendo de forma violenta la invasión de pueblos foráneos donde la comunidad en vez de ocuparse de la acumulación de los excedentes alimenticios, el cuidado de sus ganados y sus distintas formas sociales, tuvo que reorganizarse para su defensa y buscar la protección amurallada. Con el descubrimiento de las nuevas habilidades que generaron, como la doma de caballos, la invención de la rueda y los carros, la aparición de las armas y su desarrollo, etcétera, la persecución, el dominio y la conquista del territorio dieron lugar a la aparición de otras estructuras sociales en donde el concepto pacífico de dador y síntesis con la naturaleza dejó paso al concepto de vencedores, dueños y esclavos, quedando socavado el orden moral de la diosa manifestada e inmanente para entrar en una cultura del dios combativo de la luz y la oscuridad, el dios de la conquista y el sometimiento. Surge una mitología de carácter puramente patriarcal asociada al rayo, al fuego, a la tormenta, y un nuevo concepto de guerreros combativos erigidos en categoría de mito; mitos de poder, fuerza, sometimiento y muerte, pero muerte no como alma que abandona la tierra y busca su protección, sino como concepto separador.

    En este contexto, lo que concernía a la diosa madre, a lo femenino, va gradualmente diluyéndose y perdiendo capacidad de inspiración hasta llegar a la supresión y sometimiento por parte de los guerreros tribales del ya instaurado patriarcado, imponiendo la poligamia, el culto a la genealogía, y su potestad y sometimiento de la mujer hasta rebajarla a la categoría de pura mercancía. Fue el nuevo paradigma de los vencedores.

    Esta desorientación de la humanidad marcó un antes y un después, abriendo una herida histórica y generacional que, horadando y perpetuándose siglo tras siglo, no ha permitido la posibilidad de una nueva cosmogonía. Quizás sean tiempos estos en donde el concepto de lo femenino, con todo el bagaje de un penoso y largo recorrido histórico, pueda ir abriendo el portillo a otra concepción distinta de la vida, al desarrollo de otras sensibilidades y, en definitiva, a poder lograr una nueva forma de relacionarnos con el mundo que nos rodea.

    Contestar
  3. Beucis
    27 junio, 2015

    El hombre, arrojado del Paraíso deja su estado límbico, holístico, mediante el cual se relaciona con todo lo creado; y con lo superior; sin conocimiento de la vida, de la muerte,, de la enfermedad; sin miedo, sin valor; sin conocimiento de lo bien o mal hecho; sin reflexión. Es Epimeteo, el hermano de Prometeo. El fuego robado a los dioses y que el Titánl entrega al hombre, conmovido por el estado en que se encuentra” viendo sin ver, recluido en lóbregas cuevas”, posibilita la reflexión, la demora en la inmediatez del acto

    Poco a poco los dos hemisferios del cerebro empiezan a definirse. Los Argonautas van a iniciar esa difícil travesía por lo desconocido. Orfeo les guía y el ritmo les acompaña. Las Puertas Abatibles, Simplégades, que guardan la entrada, serán atravesadas y selladas y el peligro de muerte o locura no será inexorable.
    La posibilidad de desarrollo de nuestras capacidades, de nuestras sinergias, de nuestros circuitos neuronales , permiten que estos sean más complejos y que nuestros distintos cerebros vayan definiendo sus funciones.

    Y no estamos conclusos. Queda mucho recorrido a la nave Argos. Pero el estado de felicidad a la baja que aquellos primeros hombres de los albores disfrutaban va desapareciendo. En esta nueva andadura la reflexión se abre paso y se muere y se enferma y se lucha por la supervivencia.

    Ese gran atmán colectivo que convoca una realidad superior, va marcando nuestro paso desde la depredación, en que nos encontramos, y la deseable comunión con la víctima, a la que aspiramos. Paso que nos puede llevar de la degradación retratada por Bertolucci en su película “ La gran bouffe” al ágape de las Bodas de Canaá

    Contestar

Deja un comentario

Ver tu lista

Tu lista

Borrar lista Sobre

Guarda una lista de tus posts favoritos en tu navegador!
Y volverás a encontrar esta lista otra vez la próxima vez que nos visites.

Powered by HTML5 Storage and Rio Loft.

CERRAR

Send your list to a friend

FROM: (Your email): TO: (Your friend's email): Your message:
Send
Sube arribaSube arriba